28 ago. 2011

Paciencia, que todo llega.

Pese a mis temores, hemos sacado adelante un partido realmente crucial para nuestro estado de ánimo como afición.

Digamos que de las cuatro razones para perder el partido que puse ayer en el termómetro, sólo se ha cumplido una, y es que el Málaga sigue habiéndose gastado más de cien millones de petrodólares en futbolistas que hoy han rendido a un muy bajo nivel.


La afición ha respondido, como no podía ser de otra forma, aunque yo temiera una pequeña espantada. No ha habido llenazo ni mucho menos, pero ha estado bastante bien sobre todo después de la puñalada por la espalda del otro día.


Por su parte, parece que no nos han hecho falta más delanteros hoy, con un Negredo magistral, dando una clase de casta, de entrega y de trabajo duro. Dos goles que nos han sentado como dos días de fiesta y todo ello en 20 minutos, mucho peligro en varias contras en el segundo tiempo y con muchas menos ocasiones que el jueves. Cosas del fútbol. Parece que hoy hemos recuperado la pegada que no teníamos el otro día, y que me corrijan si afirmo que esto tiene que ver con colocar hoy a un sólo delantero centro nato.

Si algo se ha visto hoy infinítamente mejor, ha sido la defensa, con una solidez que no se veía desde hacía tiempo sólo empañada por el golazo de falta de Santi Cazorla, para mi lo único destacable hoy del Málaga, y mira que había nombres en el campo. Escudé y Spahic, al que por fin creo que hemos podido ver un poco más de lo que se espera de él, muy serios; Cáceres (agua bendita este muchacho) y Fernando Navarro, que se ha marchado tocado, sigue en su línea.

La medular hoy me ha gustado y todo ello porque por fin hoy no han jugado en auténtica inferioridad, como pasa si pones a dos delanteros centros y no tienes un todocampista que apoye al doble pivote (como hacía Alves en su época). Hoy ha jugado el equipo como lo que debe de ser. Un equipo. Se ha atacado como un equipo centrado en el contragolpe, dándole el balón al contrario pero con mucho más llegada; se ha defendido como un equipo, prueba de ello es que Varas sólo ha tenido que intervenir de verdad en tres ocasiones (creo), se han manejado los tiempos del partido como un equipo y hemos obtenido el fruto de la victoria como sólo se consigue, jugando como un equipo.


Delgado Ferreiro ha estado de lujo, ha dado gusto, en mi opinión, desenvolvíendose muy correctamente, sacando tarjetas justas y guardando la equivalencia en las decisiones para uno y otro equipo. Eso sí, se nota que el Málaga esta noche no ha venido repleto de jugadores marrulleros, que eran los que complicaban siempre estos mal llamados derbis.

Esperemos que este parón, que podemos afrontar con una sonrisa, sirva para pulir aún más esto, para recuperar a Rakitic y a Kanouté y para dejar claro en Villareal que este año vamos en serio. Pero ojo, a igual que no se acaba el mundo por caer en la UropaLi, no somos la rehostia por ganarle al Málaga. Paciencia, poquito a poco, confiemos en este equipo, ahora que parece que sabe desenvolverse como tal, demosle tiempo y apoyo, lo único que podemos darle nosotros. Como dije ayer no dudo ahora y no dudaré aunque perdamos que tenemos mucho que decir en esta Liga, pero vamos a tener los pies en el suelo.

De momento, yo son 187 jornadas por encima del segundo equipo de la ciudad, ¿se mantendrá la polémica también este año?

Ahora más que nunca, SFC!

1 comentario:

  1. Respecto a lo de la defensa, ¿será porque jugaron Spahic y Cáceres? O sea, ¿será porque jugaron los titulares?

    Sinceramente pienso que este equipo es para jugar con un 4-2-3-1, y que del "2", uno debe ser Campaña. Me gusta ver que Marcelino le va dando minutos. Creo que este año se va a salir

    Un saludo

    ResponderEliminar