22 ago. 2011

Ver para creer

Divertida noticia que escuché este mediodía en SFC Radio, y al involucrar al mundo del arbitraje, qué menos que hacerme eco un poco en el blog.

Os pongo en situación, segunda jornada de la liga Portuguesa, partido Beira Mar - Sporting de Portugal, colegiado asignado, Joao Ferreira.

El presidente del Sporting, entre otras cosas harto de años y años sin comerse su equipo una rosca porque Oporto y Benfica son los que de verdad mandan en el fútbol portugués, dice que Ferreira es un mal árbitro, que es imparcial, que los árbitros portugueses en general dan un trato diferente a los dos grandes y que fe de ello dan diversas actuaciones de colegiados en su propio estadio. A continuación, a modo de amenaza, señala que no tolerará ningúna próxima falta de parcialidad.

Ferreira, como señor de honor que es (es oficial del ejército portugués) no se toma nada bien estas declaraciones de Luis Godinho y decide pasar tres kilos y comunica que no va a arbitrar este aprtido, renuncia a su designación. La Asociación Portuguesa de Árbitros de Fútbol (APAF) por su parte, justifica la decisión del colegiado y piensa que las declaraciones sobre el nombramiento de Ferreira, "no tienen más objetivo que crear un ambiente de gran inestabilidad alrededor del encuentro".

No les falta razón. Aunque aquí en España más de uno quisiéramos decir estas cosas acerca de otros dos equipitos.

Ahora bien, lo gracioso de todo esto es que eso ocurrió varios días antes de disputarse el partido y aún sabiendo ambos equipos que Ferreira no iba a arbitrar ni por activa ni por pasiva, no llegaron a ponerse de acuerdo en la designación a un nuevo árbitro, ya que la APAF decidió pasar un poco de cualquier petición hecha por el Sporting. El partido estuvo sin árbitro oficial hasta última hora.

Según he escuchado en la radio, el reglamento de la competición portuguesa estipula que si el árbitro designado para un partido se ausenta, deberá dirigir el partido un árbitro de la localidad en la que se juegue el encuentro y en una segunda negativa, se podrá formar un equipo arbitral con espectadores que estén en el campo en el momento del partido (a diferencia del reglamento español, que estipula que si no hay un árbitro en la localidad, el partido debe suspenderse). Si aún así no hay espectadores por la labor, la actuación arbitral recaería en los capitanes de cada equipo. Imaginaros que le toca ponerse de acuerdo a los capitanes sobre qué es falta y qué no es falta. Impresionante.

En un principio resulta que se barajó esta opción para que, minutos después, cada equipo formara un equipo arbitral que vaya a saber usted de dónde salió. Ante la evidente falta de acuerdo, se decidió muchos minutos después, dar el partido a Sergio Cruz, un representante de la Asociación de Fútbol de Setúbal, a la que corresponde geográficamente el Beira Mar.

El problema parecía resulto, de forma cutre, pero resuelto. Sin embargo, cuando todo estaba a punto, apareció en el túnel de vestuarios Fernando Idalécio, un árbitro de la Regional portuguesa residente en Aveiro y, para más inri, hincha del Beira Mar.

Según leo en determinados periódicos, el partido fue, después de todo el esperpento, un tostón, 0 a 0 y al parecer lo mejor del encuentro fue ver que Idalécio realizó un arbitraje de libro y no se notó en absoluto el salto de categoría. Hubo dos amarillas y adivinad a quién le hicieron la entrada en una de ellas.

Efectívamente. Diego Capel provoca su primera amarilla en el Sporting de Portugal. Enhorabuena y que sean muchas más, no saben los del Sporting el filón que tienen en ese aspecto.

Cuanto menos curiosa estas noticias que salen. Creo que es la primera vez que veo/oigo/leo que en una liga europea se hacen peor las cosas que en la española (risas). Apretémonos el cinturón, porque es la segunda noticia extraña que pasa este fin de semana, después de una huelga de futbolistas, un árbitro de regional pita un partido de primera división.

¿Qué pasará mañana? ¿Que venderán a Romaric? Eso no me lo creo yo ni jarto vino!!!!

1 comentario:

  1. Jaja! Que venderán a Romaric. Sí sí, que alguien pagará dinero por él. En fin, que reconforta ver que en todas partes cuecen habas. UN saludo

    ResponderEliminar