30 sept. 2011

Este domingo, Undiano y Fermín

Este domingo a las seis de la tarde nos espera uno de los partido más difíciles y pesados del año, la visita al Calderón.

La presión movida por el odio, la envidia, la intolerancia y el buen hacer de los nuestros en los últimos años ha hecho, más allá de la competitividad deportiva, que sea el campo de Primera División donde más se les pita a nuestros jugadores, más peligro corren nuestros aficionados y más gustillo da ganar (siempre, por supuesto, sin contar el campo de la Palmera).

Muchos aficionados atléticos justifican su tirria por el Sevilla FC tachándonos de engreídos, de prepotentes, de que nos creemos alguien que no somos. Discúlpenme, aficionados colchoneros, por sentirme orgulloso de mi equipo cuando hemos sido el mejor equipo del mundo. Discúlpenme, aficionados colchoneros, por alegrarme de ganarles una final que ya tenían ganada de antemano, que iban a Barcelona con camisetas celebrando el doblete.

a1.jpg (370×180)

Discúlpenme, aficionados colchoneros, si mi equipo se ha dedicado, en los últimos diez años desde que ambos volvimos del infierno de la Segunda División, a gestionarse bien, a crecer y a ganar seis títulos; mientras se equipo se ha dedicado a gastar dinero en jugadores hasta el punto de tener que vender su estadio y a escudarse en que han ganado nosecuantas ligas y están en nosequé posición de la clasificación histórica para no reconocer que llevan diez años más Patéticos que nunca.

Yo la verdad, que no soy prepotente, no soy engreído ni soy irrespetuoso. Me baso en la verdad, y la verdad es que si el Atlético de Madrid ve al Sevilla FC como un rival a batir, es mirándolo desde abajo y no desde arriba como hacen creer los medios de comunicación.


Para más inri, si el partido ya se las trae de por sí, nos arbitrará Alberto Undiano Mallenco, siempre respaldado por su asistente Fermín. Undiano es todo un referente para el arbitraje, un ejemplo de trabajo, dedicación, éxito, la imagen en la que todos los árbitros deberían mirarse si quieren tener algún futuro en este mundo de pitos y tarjetas.

Eso dice mi alter ego árbitro. Mi alter ego sevillista dice otra cosa.

Y dice que Undiano Mallenco, siempre respaldado por su asistente Fermín nos anuló un gol que, de haber subido al marcador, pudiera haber complicado mucho, muchísimo, el chiringuito madridista-culé que había planeado, desde principio de temporada, para la final de Copa. Gol que, por muchas veces que se vea, jamás se sabrá a ciencia cierta si fue o no, porque cada toma que se ve, cada gráfico, infografía o simulación trigonométrica hecha con instrumento de alta tecnología de la NASA, nos ofrece una visión diferente. Para nosotros, por supuesto, fue, es y siempre será gol.



Desde entonces tengo claro y más que claro que los goles hay que meterlos reventando la red.

¿A qué viene todo esto? A que una vez más nos encontramos con un equipo madrileño, infinítamente prepotente, que en los últimos años ha mordido el polvo una vez tras otra con el Sevilla FC y que tiene que demostrar, y hacerlo bien, que las decenas de millones de euros que se han gastado en Fulano de tal y Mengano de tal valen para algo. Y una vez más, cuando estas características se reúnen, aparece Alberto Undiano Mallenco, siempre respaldado por su asistente Fermín.

Undiano Mallenco, árbitro "inglés" (aunque no tanto como su colega Mateu Lahoz) lleva en el mundo del arbitraje desde 1990, cuando cursaba bachillerato y ascendió a categorías nacionales, es decir, tercera división; en sólo cuatro años. Esto en ocurre en el Colegio Navarro, en el Colegio Andaluz esto es impensable, ya que entre Segunda Provincial y Tercera División tenemos ni más ni menos que cinco categorías, más un año de auxiliar. Árbitro en la élite desde el año 2000, consiguió la mejor clasificación en la temporada 2009/2010, lo cual no ha vuelto a repetir. No es un mal árbitro en absoluto, es dialogante, a favor del juego y poco presto a amonestar si no es estrictamente necesario. Arroja una media de 5 tarjetas por partido (mostró 120 en 21 partidos la pasada temporada) y está curtido en muchísimas impresionantes batallas: Clásicos, semifinales de Champions Chelsea-Man Utd, varios Sevilla-Betis, etc.


No es, ni mucho menos, un árbitro del que tengamos que esperar espectáculo, como con Muñiz, Pérez Lasa o Iturralde; pero estamos ya acostumbrados, y yo sobre todo desde que empecé con el blog y me metí más de lleno a estudiar estadísticas y detallitos arbitrales, a que lo que esperamos de la actuación arbitral no se corresponda en absoluto con lo que al final es, tanto para bien como para mal.

Pase lo que pase el domingo, no habrá nada que reprocharle al equipo, a menos que haya una debacle en el marcador cosa que no espero ni mucho menos; ya que ganemos, empatemos o perdamos, seguiremos por delante del Atlético, Villareal y Athletic, tres de nuestros cuatro rivales potenciales. De ganar, eso sí, nos podríamos situar incluso líderes, aunque fuera sólo de forma momentánea.

Lo que sí tengo claro y vengo diciendo desde hace un par de semanas o más es que, ganásemos, empatásemos o perdiésemos con Valencia y Atlético de Madrid, los partidos que hay que ganar Sí o Sí son los siete encuentros (más el del Sporting la semana que viene) que tenemos entre el partido frente al FC Barcelona y el del Real Madrid, los cuales doy por perdidos de antemano.

24 puntos.

Así que vamos Sevilla, no nos falles.

29 sept. 2011

Magia digna de Juan Tamariz

De todos es sabido la manipulación, las mentiras, las noticias inventadas y las pullitas que la prensa sevillana en general mete en sus "noticias". Pero es que, a veces, son tan descarados, tan extravagántes y tan absurdos en sus "noticias" que se delatan ellos solos.

No me gusta hacerme eco de estas cosas, simplemente porque prensa deportiva consumo poco, prefiero informarme por aquí y los portales que hay en internet los visito más que nada para recordarme porqué no hay que mirarlos.

Pero es que hoy me pasaba por cierto portal para echar un ligero vistazo y me encuentro con una noticia que llama la atención, primero por su extrañeza y después por lo absurda que es.


El seleccionador Vicente del Bosque pregunta para incorporar a Perotti en la selección española, ya que nunca ha jugado un partido oficial con la absoluta albiceleste y posee el pasaporte español (fuente -para más inri- Marca).

Conforme voy leyendo el texto más ridícula me parece la idea, sobre todo viendo que a Perotti no lo llaman ni desde su elección, lo va a llamar la selección española. No porque Perotti no tenga nivel, sino porque ¿a santo de qué va a querer un entrenador que no juega y no ha jugado nunca con extremos, va a llamar a Diego Perotti? Además de que hay en España jugadores como Silva, Pablo Hernández, Mata... que pueden jugar por banda izquierda y ahora mismo están mucho mejor de forma que el argentino.

Pero sigo leyendo, entre risas y culmina la "noticia" con un lapidario "Perotti no ha recibido comunicación alguna al respecto y no se sabe nada de ese interés de Del Bosque."


Si Perotti no sabe nada del interés por Del Bosque y Del Bosque no ha dicho nada de su interés por Perotti... ¿de dónde sale este interés convertido en noticia para este portal?


Pura magia. Magia o prestidigitación, que sólo se cree el que aún no se haya dado cuenta del nivelito que hay en esta nuestra ciudad.

No puedo parar de descojonarme, en serio jajaja

27 sept. 2011

Tras las filas enemigas: Atlético de Madrid

Vuelvo con la sección Tras las filas enemigas, después de dos partidos en los que no he podido actualizarla, debido por una parte a la falta de tiempo y por otra a la innacesibilidad de determinados blogueros a prestar colaboración. De todas maneras, sigo, partido a partido intentándolo para ofreceros un punto de vista diferente.

Hoy os traigo un texto que ha escrito un amigo atlético bajo el pseudónimo PabCas, que, aunque no es bloguero de facto, sí que suele visitarme y comentar de vez en cuando. Sin problema aceptó mi petición y aquí os traigo su trabajo, en el que arroja un poco de luz sobre la ya consumada rivalidad de nuestros dos equipos que no es, ni mucho menos, reciente. Ahí va.


PabCas

Mal momento para visitar el Calderón.

El Atleti recibe al Sevilla con las garras afiladas. Tras cosechar un 5-0 en el CampNou, querrá resarcirse ante su afición, sobre todo, el Tigre Falcao, que no la olió en la ciudad condal. Que tenga cuidado el Sevilla pues el Calderón es coto privado de caza para el Tigre: 5 goles en 2 partidos lo avalan. Arda Turan, Diego y Reyes no se cansan de darle asistencias.

Desde la ribera del Manzanares, de un tiempo a esta parte se ve al Sevilla como un rival directo más por los objetivos, junto a Valencia, Villarreal, en menor medida Athletic y este año el Málaga del Jeque. Durante estos últimos años en los que Sevilla y Atlético han luchado de tú a tú se ha acrecentado la rivalidad entre ambos, pero hay que irse 60 años atrás para ver el comienzo de una no muy bonita amistad.

24 de Abril de 1951. Última jornada de liga. El Atleti visita Nervión. ¿Qué tiene de especial este partido? Que el Atleti lideraba la clasificación 2 puntos por delante del Sevilla. Una victoria de los nervionenses les daría su segundo título liguero, al Atleti le bastaba el empate para conseguir su cuarta liga. En la primera parte, el Sevilla se adelantó pero poco después el Atleti puso las tablas de nuevo. Ya en la segunda parte, el Sevilla, volcado, volvió a adelantarse gracias a un centro de Ayala rematado por Araujo, el árbitro dio gol, pero el linier lo anuló: el balón había salido antes de que centrara. Esta decisión provocó una bronca monumental en la grada, y tangana entre los jugadores. Con el empate se acabó el partido. El Atleti salió campeón y su autobús apedreado.

Con todo y con esto, se miden dos buenos equipos, con semejantes aspiraciones y que lo darán todo para ganar. El Atlético se ha abonado esta temporada al juego de toque, de posesión, quiere jugarla bien hasta Perea (ya es decir..). El Sevilla parece rendido a las diabluras de Navas y los remates de Kanoute y Negredo, así que plantear el partido a la contra podría ser una buena idea. En otro orden de cosas el Atleti tiene el hándicap de jugar el jueves Europa League contra el Rennes, pero salvo que se lesione alguien no debe afectar demasiado. El partido se juega en el Calderón, y ahí los colchoneros no admitimos excusas, ni perdones, solo goles. El Tigre espera.

Me quedo, de todo ello, con el apunte de ese partido que, de haber ganado, hubiese supuesto nuestro segundo título de Liga. Y es que para el Sevilla FC es habitual, cuando ha tenido ocasión, jugarse sus opciones al título liguero en la última jornada.

Si contamos la Liga que sí ganamos, la de la temporada 45-46 que se decidió en la última jornada, Sevilla - Barcelona, primero con 35 puntos contra segundo con 34, un partido a muerte que quedó en tablas; hay hasta otros tres precedentes que, de habernos acompañado la suerte, hubieran supuesto contar con 4 títulos ligueros en nuestras vitrinas.

El primero y más antiguo, data de la 39/40, cuando el Sevilla partía, en la penúltima jornada primero, con 27 puntos, empatado a puntos con el segundo, Atletico de Madrid pero por encima debido a la diferencia de goles. En la última jornada el Atlético hizo los deberes, imponiéndose por 2-0 al Valencia pero nosotros pinchamos, con un 3-3 en casa frente al Hércules de Alicante, evaporándose el sueño de nuestro primer título liguero que no conseguiríamos hasta 6 temporadas después.

Posteriormente encontramos el subcampeonato que nos cuenta PabCas en su texto y, mucho más recientemente el que todos recordamos en la temporada 2006/2007, cuando en la penúltima jornada Real Madrid y Barcelona pincharon, empatando sus partidos, pero nosotros no pudimos tampoco pasar del empate frente al Mallorca, principalmente porque fue un partido hosco y feo de los nuestros y, en mayor o menor medida, por el desacierto del colegiado Iturralde González, que obvió dos clarísimos penaltis uno sobre Luis Fabiano y otro sobre Daniel Alves, que nos terminaron costando una Liga, la Liga que hubiera supuesto un triplete de los de verdad, de Liga, Copa y Europa y una grandeza aún mayor para nuestro club.

Muy dolorosos recuerdos, cercanos y lejanos. Pero dejemos de hablar del pasado, ya que el presente es este y esta semana tenemos opciones de volver al liderato unas temporadas después, si ganamos nuestro partido y se dan una serie de resultados. No significaría nada a estas alturas, pero siempre sienta bien encabezar la tabla. Y si no que se lo digan a nuestros vecinos.

26 sept. 2011

Picaresca

El fútbol, más que un deporte, ya tenemos claro que es un estilo de vida. Un estilo de vida que, a su vez, tiene mucho estilos posibles para conseguir la victoria o, en algunos casos, evitar la derrota.

No obstante, todos, absolutamente todos los equipos y jugadores, en algún momento, han recurrido a la picaresca. Una laguna en una regla, una acción que el árbitro no ve, picar por lo bajini a un contrario, simular, hacer teatro, lanzar el balón fuera o otro balón dentro, todo lo que conlleva el perder tiempo.

A veces, no son ni los propios jugadores los que hacen uso de la picaresca en el fútbol, como podemos ver aquí.


La mayoría de las veces, la picaresca hace a los jugadores atreverse a acciones que, en la normalidad, no se atreverían a llevar a cabo...


...aprovecharse al máximo de los límites del Reglamento para tomar ventaja con una acción...


... e incluso el dios del fútbol actual se ha valido de la picaresca y la trampa para favorecer a su equipo.


La picaresca forma parte del fútbol y muchas veces marca la diferencia entre una victoria y una derrota. Por ello, defiendo totalmente y, es más, apruebo la acción de Emir Spahic el otro día contra el Valencia. Está claro que la acción de Spahic no es muy deportiva, pero no intenten, señores de la prensa, aficionados de otros equipos y mundo antisevillista en general, crucificar a un jugador que interpretó que lo mejor que podía hacer en ese momento era provocar al señor más corto de entendederas que tenía cerca y, en este caso, fue Aritz Aduriz.

Las críticas se dividen entre lo estúpido que fue Aduriz por entrar en la provocación y lo tramposo que fue Spahic. Pero es que yo, lo mire por donde lo mire, yo no veo la trampa. Spahic, sin tener ni papa de español, sin entender probablemente la sarta de sandeces que estaban saliendo por la boca de Aduriz, se acerca a él y le da un inocente (pero intencionado) golpecito con el pie, que no ve Muñiz y que podemos traducir como un "Cállate ya, chaval"; a lo que Aduriz corresponde con un severo pisotón, una agresión que sí ve Muñiz y por lo tanto es roja directa.

Pensemos qué habría pasado si fuera el Valencia el equipo con nueve jugadores y 0-1 en el marador y el Sevilla, con once tíos y teniendo que remontar un partido en casa ante un rival directo en 30 minutos. Probablemente, las tácticas, maniobras, acciones y despropósitos para perder tiempo habría sido igual de ámplia y el Sevilla podría haberse llevado el partido o no, pero estaríamos igual de cabreados por el desempeño del Valencia que los chés ahora mismo por el desempeño de los nuestros.

Y es que el fútbol, como todo en la vida, depende de los puntos de vista, y todos absolútamente todos los equipos se valen de acciones como la del pasado sábado en pos de un beneficio para sus intereses. Si no, que nos digan porqué José Mourinho se está volviendo uno de lo tipos más odiados del panorama futbolístico español salvo por sus seguidores. Porque es un tío que maneja esta picaresca, la presión al árbitro para que cometa errores, el juego más o menos súcio, enloquecer al rival y el otro fútbol.

Que nadie intente crucificar a Spahic por defender sus colores. Al final del todo, la mayor parte de la culpa no la tiene ni Spahic por provocar ni Adúriz por agredir, sino Muñiz Fernández, que estando como estuvo tan fino y tan rápido para echar a Trochowsky en un partido que no estaba ni mucho menos para expulsar a nadie; podría haber estado igual de atento, él y sus dos asistentes que cobran muchísimo para perderse detalles como estos, en una acción que probablemente ocasionó que pudiéramos aguantar los 30 minutos que quedaban.

Yo, por mucho que me digan, seguiré estando orgulloso de cómo Spahic defendió nuestra camiseta y me seguiré riendo de lo inocente que fue Adúriz.

Y a quien le pique es porque come ajos.

24 sept. 2011

Que siga la racha (1-0)

Que siga y que lo haga por otros siete años. Vino el Valencia como muchas veces hemos ido nosotros a los campos de España, a adaptarnos a lo que el rival hace y a jugar a remolque intentando echar tierra sobre sus principales virtudes. Y un año más, vuelve a palmar el Valencia CF en nuestro campo, un año más porque han salido a neutralizar nuestras bandas y a Kanouté y un año más que les ha salido el tiro por la culata y precisamente ha sido por bandas y de Kanouté el gol que les ha hecho morder el polvo.


No he podido ver la primera parte, donde supuestamente hemos jugado mucho mejor que el Valencia en igualdad, dominando de pe a pa el partido y donde no se ha visto nada en absoluto tanto del equipo que casi roza el milagro de ganar al Barcelona la jornada pasada como del equipo que se arrastró como un fantasma por el Reyno de Navarra; así que sólo voy a comentar la acción del gol anulado a Kanouté, gol totalmente legal y que refleja claramente cómo el fútbol es así y lo que un día te da, otro día te lo quita. Eso sí, jugada muy difícil, de photo finish y que al final no hemos tenido que lamentar, aunque deja en evidencia una vez más que el arbitraje de Primera División necesita una remodelación desde los cimientos, y esto es, como ya comenté en otra entrada, la profesionalización del sector arbitral.

La segunda parte, la cual sí he visto por TV porque hoy no ha tenido más remedio, ha sido de auténtico infarto y como comenté en el termómetro del partido, ha conseguido que el Sevilla tenga uno de esos partido que necesitaba, en los que reafirmarse, en los que se pudiera ver de verdad el nivel de esta plantilla y de lo que son capaces estos jugadores.

Nos las dábamos muy buenas, con 1-0, un Valencia que lo intentaba más pero que no terminaba de llegar con claridad y entonces, en una acción bastante infantil de Trocho nos quedamos con 10, una entrada a destiempo, totalmente sobrante, en una zona sin peligro alguno para nuestros intereses Muñiz Fernández amonesta a nuestro jugador y se va a la calle. La verdad que ahí me desanimé bastante, como todos, y nuestra confianza en llevarnos el partido dio un bajón enorme.

Pero es que sólo diez minutos después Escudé hace un penalti que en su momento vi totalmente innecesario porque pensaba que Varas se abalanzaba sobre el balón. Roja directa a Escudé por derribar a Aduriz. Creo que en ese momento, resucitar a los muertos nos parecía más probable que llevarnos los tres puntos en un encuentro que se estaba volviendo loco.

Pero entonces sucedió, y como en ese magnífico spot de Sevilla FC TV, no sé si los santos, si la diosa Fortuna, si un pequeño seísmo que no llegamos a ver alteró la trayectoria del balón o simplemente que Banega tiró mal el penalti, se iba al poste rebotando y salvando momentáneamente nuestro uno a cero.


Y no quedándose ahí a gusto San Isidoro, San Fernando y San Leandro, utilizaron otro de sus trucos para llenar de picaresca a uno de los nuestros, provocando con un buscado pero inocente pisotón la agresión de Aduriz a Spahic (de nuevo, mi enhorabuena a este nuevo Mariscal del área y esperemos que siga así todo el año) y la consecuente roja directa al donostiarra.


El sevillismo comenzó a ver la luz y el público respondió. Suplimos la carencia de efectivos con más de treinta y cinco mil gargantas rugiendo y silbando, con los cientos de miles de plegarias y cruces de dedos de sevillistas que no podían estar en el campo y ahogamos al Valencia, agotado y con la cabeza claramente en los Drogba, Terry, Mata, Cole y compañía. Con nueve jugadores, pero sin perder la tan ansiada compostura defensiva que busca Marcelino, hemos aguantado media hora de monólogo valencianista, un monólogo con muy pocos argumentos pero eso sí, siempre peligroso, con remate de panza de Soldado incluído.


Un auténtico ejercicio de aquello que nos ha acompañado en nuestros 107 años de historia, la casta y el coraje, una victoria a priori sencilla que se ha tornado épica y que nos consolida en puestos Champions y en la tercera plaza, con permiso del Málaga. Todo un chute de moral para el equipo y la afición, justo lo que se necesitaba y se ha conseguido.

La semana que viene nos espera un Atlético de Madrid abonado al 4-0, tanto a favor como en contra, que tiene partido intersemanal. Un resultado positivo en este partido sería un nuevo golpe de autoridad en la mesa, aunque mantengo mi postura de que firmaría ahora mismo perderlo si no conocemos la derrota en los ocho partidos que tenemos entre el del Barça y el del Madrid.

No voy a exigirle a mi equipo más de lo que me ha dado hoy, simplemente le voy a pedir lo mismo jornada a jornada, porque no seremos un Dream Team, pero hoy hemos podido ver y comprobar que tenemos lo que hay que tener para derrotar a cualquiera.

Y si no que se lo digan a Unai.

Salud y Sevilla Fútbol Club.

23 sept. 2011

Mi termómetro del Partido (SevillaFC - Valencia CF)


Ni más ni menos, el partido de hoy es delicado por dos aspectos principales. Primero, porque es un nuevo rival de hierro, de los que ya hemos tenido dos en este corto periplo liguero; segundo, porque si el equipo no demuestra algo en el terreno de juego, vamos a pasar una semanita muy larga.

Después del esperpéntico partido de los nuestros en Pamplona (aunque, mirándolo bien, ¿qué partido de los nuestros en El Sadar no es esperpéntico?) se nos viene encima uno de estos partidos que, de ganarlo, supone un auténtico chute de moral y confianza, tanto al equipo como a la afición. Pese a todo, yo ya tengo muy claro que perderlo sería lo más normal del mundo, sobre todo vista la confianza que se tiene en nuestro juego y visto el nivel del rival. No obstante, prefiero atenerme a la magnífica racha de nueve partidos sin perder frente al Valencia en casa, con dos empates y siete victorias. Está claro que este partido se ha convertido en uno de los nuevos clásicos del siglo XXI, quizá por la creciente rivalidad deportiva en estos diez años, en los que el Sevilla ha quedado por encima del Valencia en cuatro de ellos, un auténtico hito viendo la clasificación histórica de ambos clubes.

Tenemos la imagen de que el Valencia viene aquí a salvar los muebles, a hacer un partido correcto y a sacar un empate si se puede. Este año no lo veo yo tan manso como de costumbre, pudiéndose colocar líder en solitario y con muchísimas ganas de demostrar que sin sus estrellas también puede ser un equipo competitivo.

Esperemos que las palabras de Marcelino se secunden y estemos al nivel de un Valencia al que, hoy en día, sin tener un equipo mucho mejor que el nuestro, veo mucho más preparado y apto para aspirar a la ansiada tercera plaza.

Las cantadas novedades principales en el once van a ser Escudé (espero que con ello Marce deje fuera del once a Alexis) y Medel, que con la exclusión de Fazio es titular indiscutible. Ahora bien, ya estamos suficientemente curados en espanto y quién sabe qué extraña combinación se inventará Marcelino. Sea como sea, esperemos que se asemeje a esto:

Varas
Coke - Spahic - Escudé - Navarro
Medel - Trochowsky
Navas - Campaña - Del Moral
Negredo

Me dejo llevar un poco por mis ganas y coloco a Campaña, en detrimento de Rakitic, de titular. Sé que no va a ser, pero creo que un auntentico mediocentro es lo que se va a necesitar hoy para ganarle al Valencia la batalla en el mediocampo, un Valencia que sin duda alguna se tiene ya aprendida la película y lo más seguro es que meta cinco o más tíos en el centro del campo para ahogarnos. Por otra parte, yo le daba un banquillazo de los buenos a Perotti, pero no cambiando ficha y sacando a Armenteros, un jugador de perfil similar pero de inferior aptitud, sino sacando de titular a Manu caído en banda izquierda, como lo hacía en Getafe para gusto y deleite de la parroquia madrileña.

Ahora bien, ya tengo dicho que por mi firmo sacar cero de doce en los cuatro partido contra los grandes si ganamos los ocho partidos que tenemos en campitos de la talla de Granada, Racing, Sporting y Mallorca, los campos donde verdaderamente se marca la diferencia entre jugar en Europa y ser un equipo mediocre.

Sea como sea y pase lo que pase, espero que el equipo responda como suele hacer en los grandes enfrentamientos y por lo menos nos quite de encima esta vergüenza que tenemos después del espectáculo que dio en el campo del Osasuna.

Ahora más que nunca, SFC!


Mañana, partido complicado con el engominado

Lo primero de todo, mi entrada de ayer fue un error de bulto de los gordos. Ya me he enterado de que no, aunque en la página web pusieran a La Caixa como "patrocinador oficial" esto no significa que aparezca en la camisetas, sólo es un patrocinador más como Cruzcampo o Coca-Cola; así que lo siento por la equivocación, a partir de ahora intentaré secundar más y mejor las noticias que ponga por aquí.

sevillabano.jpg (350×275)

Hablando de fútbol, nos espera mañana una auténtica prueba de fuego. Creo que el sentimiento generalizado es que mañana el Valencia nos va a dejar en bragas, si nos atenemos al nivel de juego mostrados por uno y otro conjuntos. No obstante, el Valencia siempre es muy reservado cuando viene a Sevilla y solemos hacerle morder el polvo año tras año. La última vez que nos ganaron fue en mayo de 2004, un 0-2, goles de Vicente y Baraja, un Valencia que defendía el título de Campeón de Liga que había ganado un año antes. El año siguiente empatamos a dos y desde entonces nuestros enfrentamientos en casa se cuentan por victorias, la más reciente el año pasado, 2-0. Buenos datos que nos hacen ser optimistas, pese a que el de este año es un Valencia que no va en broma.

Por más que se piensa, lo que está en la mente de todos nosotros son las similitudes entre el arranque de esta temporada y la del año pasado. Con Álvarez, una eliminación europea tremendamente dolorosa, dos victorias y dos empates en cuatro partidos. Al quinto jugamos con un equipo de la Comunidad Valenciana, perdimos, y Álvarez fuera.

Está claro que si perdemos con el Valencia no se va a cesar a Marcelino, no creo que eso sea bueno para nadie. Es más, sería normal que perdiésemos este partido y el de la semana que viene en el Calderón, ya que estamos hablando de dos equipos que están desarrollando un fútbol eficaz y solvente como ninguno, y para mi no supondría ninguna catástrofe. Lo que si me supondría una catástrofe es que el Sevilla FC no haga un pleno (o casi) en los partido que tenemos entre el del Barça y el del Madrid. Incluyendo en el lote a Sporting de Gijón, que lo tenemos antes del Barça, los partidos son Racing, Granada, Mallorca, Athletic (muy venido a menos), Zaragoza, Getafe y Levante. Ocho equipos de los cuales seis nos han ganado en los últimos años y tres de ellos en casa. Yo pienso y lo seguiré pensando siempre que las Ligas o las participaciones europeas en nuestro caso, no se consiguen ganándole al Madrid y al Valencia. Se consiguen no dejándose ni un punto en campitos como el de Osasuna, como el de Getafe o como el del Racing.

Por ello, me daría igual perder contra Valencia, Atlético, Madrid y Barça si conseguimos el pleno frente a estos ocho equipos de la parte media-baja. Ocho partidos. Veinticuatro puntos. ¿Dónde hay que firmar para ello? Eso sí, esta es mi opinión.

n_20110509234759_muniz_fernandez_arbitro_ante_el_sevilla_fc.jpg (360×220)

De momento, mañana a las 18:00 nos espera Muñiz Fernández, alias el engominado, uno de los árbitros, junto a Pérez Lasa, menos agradables para el sevillismo. Será por su forma de ser, esa chulería inherente o su nula capacidad de diálogo con lo futbolistas que le hace ser el árbitro más tarjetero de Primera División (153 amarillas en 24 partidos el año pasado) pero para mi es uno de los árbitros menos capacitados en Primera División.

Eso sí, cuando los involucrados son Real Madrid o FC Barcelona, su arbitraje es impoluto. Quizá por ello nos lo pongan casi siempre cuando el Madrid viene a jugar. Lo que está claro es que para llegar a donde está por no complicarse la vida y arbitrar de forma rigurosa sin que le tiemble el pulso un milímetro. Y es que este árbitro nacido en Bruselas lleva la sangre de aquellos hombres que en Flandes repelieron una vez tras otra a los tembiles tercios españoles.

Pese a todo, no creo que vaya a repercutir en absoluto si el Sevilla sale como en Pamplona. Ahora bien, si de una maldita vez salimos como hay que salir, mordiendo y ganando, aunque sea por una vez, la batalla del mediocampo, puede que entonces sí influya muy negativamente, porque cuando el partido se complica, Muñiz saca la tarjeta.

Así que veremos a ver si acabamos 11 contra 11.

22 sept. 2011

Habemus patrocinador

Se ha hecho esperar, pero después de tanto revuelo formado por la aparentemente inmoral Ashley Madison y el lío de influencias entre Cruzcampo y Estrella de Galicia, el Sevilla FC empezará a lucir publicidad en su hasta ahora impoluta camiseta.

Será algo poco habitual en fútbol, un banco, La Caixa para ser exactos.


No publican en la web del club las cantidades pactadas, aunque dice Del Nido que es un acuerdo muy provechoso para ambas partes. Bueno, él tampoco va a decir que ha sido mal acuerdo, así que habrá que esperar que algún listo de la prensa o algún bloguero (mejor esto) cercano a la planta noble del Pizjuán filtre datos que arrojen luz sobre el dinerito que se va a llevar calentito nuestro club, que es lo único que me interesa a mi de esto.

Por otra parte, parece que el patrocinio va a incluir acciones de márketing y nuevos productos en el seno de La Caixa, como la Visa SFC, que permitirá a los abonados fraccionar el pago del pase en tres meses sin comisiones ni costes añadidos, así como acceso a productos y servicios financieros "ventajosos" que se irán viendo conforme avance el compromiso de patrocinio, que durará, en un principio, cuatro años.

Yo la verdad que esto me supera, ya que de entidades financieras y préstamos sé lo mismo que de física cuántica, mi corta edad aún no me ha puesto en la necesidad de pedir un préstamo hipotecario, pero supongo que será un dato a observar para aquellos que por ahorrar costes no se han sacado el carnet este año. Ya tenemos un seguro de desempleo y financiación sin intereses del carnet. Otra facilidad más. Ahora bien el que no puede, no puede y esto es inexcusable.

Dice Juan Roguera, director territorial de la Caixa que "fichan" por el Sevilla para abrir mercado en nuestra capital ya que considera que "Si La Caixa queire llegar a algo en Sevilla, tiene que ser de la mano de este club, con una base de abonados tan importante".

Por mi parte, estoy contento de que ya tengamos algo en la camiseta y hayamos pasado al selecto grupo con patrocinador principal, cosa que está costando telita a muchos equipos (y no precisamente pequeños) este año.

20 sept. 2011

Hoy Varas se vistió de Kanouté (0-0)

Para salvarnos un punto que no hemos merecido ganar y sí lo ha hecho Osasuna, que con sus innumerables carencias, ha jugado a algo tratando el balón bien y no ha ganado porque Del Cerro Grande se ha tragado un penalty como una casa.

Eso sí, jugando contra diez, porque Federico Fazio de titular es como expulsarte a un jugador en el minuto 1.

Un tostón, un auténtico callo malayo de partido en el que sí, hemos salvado un punto y me alegro por ello, pero no me convence en absoluto. Me están dando tanto coraje los locutores de Sevilla FC radio en este momento, halagando al equipo, que la voy a quitar justito ahora.

Ya, ya puedo escribir con más tranquilidad.


Supongo que Marcelino buscaba hoy mantener la portería a cero y en la segunda parte, más que nada por lo que se ha visto de su planteamiento en los cambios, valerse del típico centro de Navas gol de Kanouté. Pero no ha salido y puede que no hayamos encajado, pero la imagen que se ha dado del equipo ha sido extremadamente deficiente. Dolorosa me atrevo a decir. Y eso que estamos en la cuarta o quinta jornada de Liga, que estamos haciendo media inglesa, que todo lo que tú quieras, pero un equipo que tiene por objetivo llegar a la Champions League no puede salir a empatar un partido en casa de un equipo que lleva ya cinco temporadas que no pasa de los cuarenta y tantos puntos que sirven para mantenerse en Primera División.

Que el partido se pone feo y tenemos que jugar a empatar, me parece totalmente correcto. Pero salir a empatar en el campo del Osasuna es muy poco honroso. Sobre todo si ya tus potenciales competidores están ganando por goleada y tu eterno rival está por encima tuya y jugando como los ángeles.

Por eso, jugar con Fazio de titular me parece una afrenta al sevillismo. Un jugador que a cada partido que juega destaca más sus carencias, no ya porque erra 4 de cada 5 pases que da, sino por su nula capacidad de colocación, permitiendo desmarques claros de rivales, perdiendo balones y tardando una barbaridad en sacar el balón.

No sé qué pretende Marcelino sacando a Fazio de titular. Y creo que en esto somos unánimes todos, no es que yo la haya tomado con el argentino porque me caiga mal. Es que si no tuviésemos otro jugador, Fazio me parecería malo, pero el único que tenemos. Pero tener sentado en el banquillo a un jugador de la talla de Gary Medel en un partido que era absolutamente para él, por lo trabado y pausado que ha sido el juego, sin tener jornadas intersemanales que valgan y quedando cinco días para jugar el próximo partido; es inexplicable.

Un jugador sin lesión, sin sanción, que todos sabemos de lo que es capaz, en un partido que se presentaba óptimo para exprimir sus cualidades, se queda fuera del once.


Pero no sólo Medel. Si Marcelino la ha tomado con Medel hoy, tiene a Campaña, que aunque no es un mediocentro defensivo desempeñaría su función infinitamente mejor que el argentino, con un criterio, una colocación, un toque, una sangre fría y sobre todo un sevillismo nato que el argentino no tiene. Y lo de Salva ya es de traca. ¿Por qué dar minutos a un jugador que todo el que ha visto algo al filial sabe de sobra que es un diamante en bruto pudiendo poner a Fazio de titular? Toda una incógnita.

Por lo demás, era esperable que jugara Manu por detrás de Negredo y no jugara Perotti, porque el partido se iba a calentar y jugar con dos menos ya habría sido de traca. Ahí no tengo nada que objetar a nuestros jugadores, porque el mediocampo es el sino del fútbol actual y cuando se juega con un sistema 4-1-4 como hemos jugado hoy, es normal que la inoperancia de tu delantera sea apabullante.

Del Cerro Grande ha sido clave en el partido, no señalando un penalti clarísimo en contra. Así es el fútbol, a veces te favorece y a veces te machaca. Al igual que uno de sus asistente, que ha señalado posición incorrecta a varios jugadores de Osasuna sin serlo, pero el fútbol desde casa es muy fácil verlo, así que poco se le puede criticar a esto por nuestra parte, mala suerte para Osasuna, que hoy se ha visto perjudicado.

Voy a seguir pensando, como cuando el palo frente al Hannover, que esto está aún muy verde y, como dice mi padre, necesitamos un partido serio, en el que nos salga todo y nuestros jugadores empiecen a coger confianza y a creérselo. Aún así, duele ver arrastrarse a tu equipo por un campo como el de Osasuna.

El sábado, el Valencia, que ya veremos cómo viene tras jugar con el Barça. La Real venía de revelación y nos costó sangre sudor y lágrimas. Osasuna venía de puta apaleada y nos ha dado un baño. Parece que coger a los rivales que nos suelta el Barcelona nos va a pasar factura.

19 sept. 2011

Mañana, Del Cerro Grande y cambios en el once

Esto ya no para. Sin poder asimilar siquiera los asombrosos resultados de la tercera (cuarta) jornada, que ha acabado con el Betis líder, una nueva goleada del Barça, el Madrid en UEFA, el Granada ganando y bien a un inoperante Villareal y nosotros ya asentados en Champions, se nos viene encima una nueva jornada en la que vamos hasta Pamplona.

Para suplir el hecho de que no me ha dado tiempo a encontrar algo para Tras las filas enemigas, me he metido en varios periódicos navarros y en algún que otro blog rojillo para ver cómo están los ánimos por Pamplona. Y la verdad que parece que no les ha afectado mucho el 8-0 en el Camp Nou. Más bien se lo han tomado como una razón para plantarnos cara mañana y cortar nuestra buena racha.



Dicen algún que otro medio navarro que haría falta tres 8-0 seguidos para que la gente deje de volcarse con Osasuna, y además el hecho de que mañana es el Sevilla el equipo que tienen para pagar los platos rotos les llena de motivación. La verdad que por una parte entiendo que desde Osasuna nos tengan ganas, ya que todo equipo pequeño siempre quiere dejar en evidencia a un equipo a priori superior; no obstante creo que la rivalidad que surgió en la etapa de Aguirre ya se ha esfumado. Por mi parte, la tirria a Osasuna se esfumó hace años ya, nos quitaron la Champions, pero después de eso han llovido mucho, nos hemos hecho grandes y ellos cada vez están más cerca del descenso, por lo que la rivalidad ya, si no es deportiva, no la entiendo en absoluto. Esperemos que se vea un partido bueno por nuestra parte y nos traigamos los tres puntos, que nos hacen falta como el comer para seguir asentando este proyecto.

En cuanto a Osasuna en sí, parece que Mendilíbar ha hecho evolucionar un poco su juego, pasando de los sudorosos planteamientos de Camacho, con un fútbol simple y arcáico, enfocado a mantener el resultado; a un fútbol más rápido, que es lo que se lleva en el siglo XXI. Esperemos que no les salga tampoco esta vez.

Marcelino ha dicho en rueda de prensa que va a haber varios cambios en el once con respecto al del sábado. Supongo que los más cantados van a ser el de Alexis por Escudé (al que le va a dar un banquillazo por lo que parece) y el de Cáceres por Coke (lesionado). Por otra parte, creo que vamos a volver a un esquema con un punta y la mayor duda para mi es si el hombre por detrás va a ser Trochowsky o Manu del Moral, porque estoy casi seguro que Medel y Rakitic van a salir de inicio. Todo se verá mañana a las ocho menos algo de la tarde.


En verano hice un análisis sobre los dos nuevos árbitros en Primera para esta temporada, Pérez Montero (andaluz) y Del Cerro Grande (madrileño). Tenía yo ganas por aquel entonces de ver a una de estas dos nuevas adquicisiones, a Carlos del Cerro Grande, y no se ha hecho esperar. Será el encargado de dirigir el encuentro de mañana.

Como ya dije en su día, tiene fama de árbitro casero. En su último año en Segunda División tuvo un bagaje de 14 victorias locales, 6 empates y 6 triunfos visitantes, por lo que podemos decir que habrá que tener cuidado con que no se caliente demasiado el encuentro, ponerle el bozal al galgo Perotti que tiene muchas papeletas para liarla y jugar con cabeza porque no nos conviene para nada un partido frenético con Alexis Ruano de central.


La media tarjetera de Del Cerro Grande es de unas 5 tarjetas amarillas por partido, aunque en el único partido que ha dirigido en Primera, el Betis - Mallorca, superó esta cifra, mostrando 6 amarillas. Poco más se puede decir de este árbitro que lleva aún la "L" puesta salvo que mañana tiene la oportunidad de oro para equilibrar la media y colocar su primera victoria visitante.

En el más normal de los casos no deberíamos tener problemas. Ahora bien, ¿cuánto hace que no tenemos un partido normal?

17 sept. 2011

Viva el binario (1-0)

Es genial, sublime y reconfortante la sensación que se te queda cuando ganas, pero a mi se me multiplica por tres cuando veo que el casillero rival refleja un rosco como una catedral. Y es que está claro que es así de la única forma que podemos aspirar a cotas altas, manteniendo la solvencia atrás, porque adelante ya sabemos que marcar marcamos fijo. Cada vez que recibimos un gol hago memoria de mis propias palabras a final de la temporada pasada "Delantera de Champions, defensa de descenso". No obstante hoy no me he tenido que acordar de ello en absoluto. Esperemos que, como ha dicho Marcelino en rueda de prensa, la temporada pasada sea pasado y nos tengamos que apretar los cinturones porque este Sevilla va como un bólido.

Lo primero, y para quitármelo de encima ya, el mayor de los Teixeira Vitienes (no el menor como reflejó el marcador) ha hecho honor a mi análisis del otro día. Muy lento pitando las faltas, dando ventaja cuando no era necesario, complicándose la vida en acciones para nada complicadas y teniendo que rectificar más de una y dos veces, tanto a favor del Sevilla como a favor de la Real. Un nivel en mi opinión bastante bajo para un árbitro de Primera División. Creo sinceramente que en Segunda hay árbitros con más talento, más personalidad y centrados en lo que tienen que estar que, por ejemplo, José Antonio Teixeira Vitienes. De todas maneras, su pobre actuación no ha influido para nada en el partido.

Partido que creo que nadie me lo negará, sólo ha tenido un dueño y señor, el Sevilla FC. Puede que no haya sido absolutamente claro, mas la Real Sociedad, equipo cortito pero luchador, ha dejado claro que lo del otro día del Barcelona fue un agradable accidente.


Al igual que la hemos criticado duramente cuando nos ha dejado en ridículo, hoy debemos hacer una reverencia a la defensa. Todos atentos, serios, contundentes cuando ha sido necesario y, sobre todo, compenetrados con el resto del equipo. Emir Spáhic se ha puesto los galones para los que se le fichó y ha demostrado que puede ser la solución a poco que se le de continuidad. La solución para que Escudé no esté tan nervioso como de costumbre; la solución para que nuestros laterales se animen más a subir y ganemos superioridad numérica en cada jugada; y la solución para que, en definitiva, nuestra portería quede a cero si en el equipo rival no hay un Cazorla de turno que te la enchufe con una parábola imposible. Varas no ha tenido que tirarse al suelo ni una vez, y sólo con eso ya estoy más que satisfecho. Ahora habrá que esperar a ver qué pasa cuando venga un rival duro de los de verdad, como el Valencia.

El mediocampo ha tenido sus altibajos. Lo que está totalmente claro es que este Sevilla de hoy no se entiende sin Gary Medel. Qué poquito nos va a durar Medel si sigue dejando en bragas al mejor Poulsen partido a partido. Junto a él, da igual quién esté, si Trochowsky, hoy para mi bastante mejor que en los últimos partidos; o Rakitic, ya que siempre va a surtir de balones rápidos a sus compañeros, y esto el equipo lo nota. Por su parte, creo que el principal fallo en el ataque de hoy es que seguimos apoyándonos demasiado en Perotti, sobre todo en la primera parte, donde Navas ha estado casi inédito. Si vamos a centrar nuestro juego con las trancisiones rápidas, deberíamos usar a todos nuestros efectivos y no dejar a Jesús Navas comiéndose los mocos, porque a poco que haga creo que siempre lo va a hacer mejor que el argentino.


Arriba, qué decir. Hemos tenido ocasiones suficientes para matar el partido y no tener que estar silbándole al mayor de los Teixeira Vitienes por alargar un poco más de la cuenta el partido. Ovación tras ovación, Kanouté sigue dejando más alta su leyenda (ya lleva 100 victorias con el Sevilla FC en Liga) y Negredo, aunque no ha podido aumentar su racha, ha sido un filón a la hora de servir balones. Ahora bien, tener en el banquillo a tipos como Manu del Moral es un seguro de vida. En el ratito que ha estado se ha notado su soberbia conducción y cómo todos saben que cuando el la lleve tienen que abrirse, para dejarle un carril y poder optar por el chut rápido o un pase hiriente detrás de la defensa. Hoy no ha podido definir en el último pase, como el equipo en general, pero si sigue así, creo que va a haber poca discusión más sobre el sistema a utilizar.

Lo mejor de todo, que hemos vuelto a ser, como ante el Málaga, un equipo y si conseguimos esto partido a partido y sobre todo volvemos a convertir el Pizjuán en el fortín que fue hace no muchos años, tenemos grandes posibilidades de acabar muy arriba en la tabla.


Ahora bien, vamos a tener los pies en el suelo y vamos a recordar que es en campos como el de Osasuna donde se marca la diferencia entre estar terceros y estar quintos. Hay que ganar el martes si o si.

Por cierto, espero que el presidente de Osasuna no fuera uno de los que le pidió perdón al Tito Floren, porque si fue así, me alegro muchísimo que le hayan metido ocho hoy. Al igual que me alegro por el Granada CF, por conseguir su primera victoria en Primera en 35 años y por haberla conseguido frente al Villareal, del que nos ponemos ya a 6 puntitos. Ahora sólo queda que el Rácing haga los deberes y la líe en el Calderón como la lió hace dos semanas en Mestalla, pero ganando.

Pase lo que pase, seguiremos en puestos europeos una jornada más.

16 sept. 2011

Entre hermanos anda el juego

Si la semana pasada os comentaba que el árbitro para el Villareal - Sevilla, el cántabro Fernando Teixeira Vitienes, se encontraba en una situación cuanto menos curiosa, de compartir categoría con su hermano, para el partido de mañana nos espera el susodicho, José Antonio Teixeira Vitienes.


Árbitro nuevo en la categoría, inicia su segundo año de los escasos cinco añitos que va a estar, pues ascendió con 40 años y la edad límite para ejercer el arbitraje en España es, como ya sabemos, 45 años.

Por lo tanto es un árbitro con una dilatada experiencia, mucho más que algunos de sus laureados compañeros, en categorías inferiores. También es curioso el dato de que es el mayor de los dos hermanos Teixeira Vitienes, pero ha ascendido después que él, tras colocarse varios años en la tercera posición de la clasificación arbitral de Segunda División, esto es, el reserva por si alguno de los que ascienden se da de baja.

Dada su corta trayectoria en Primera, este árbitro cántabro, de profesión periodista, sólo nos ha arbitrado una vez, frente al Getafe en el Alfonso Pérez, en un partido que perdimos 1-0 y en el que no tuvo nada que ver con el resultado, porque el partidito del Sevilla aquella tarde fue de exultante tedio, digno de lo que les ponen a los criminales en comisaría para que confiesen.


Técnicamente, es un árbitro que justifica que haya tardado en llegar a la máxima categoría. Tiene diversos fallos que son los que marcan la diferencia entre nosotros, como la colocación, la rapidez en la toma de decisiones o no ser muy asiduo a la famosa ley de la ventaja (que, realmente, os aclaro que no es una ley en sí, no es una regla, si no una opción que da el reglamento a la hora de resolver una infracción y se llama en realidad "Conceder ventaja", por lo tanto es incorrecto llamarla "ley"). Además, a diferencia de su hermano, es un árbitro bastante tarjetero, con una media de 5 (casi 6) tarjetas por partido, a expensas de que se le considera bastante casero.

Por otro lado, yo prefiero olvidarme de estos datos y juicios de opinión, porque ya hemos visto que al final lo que importa es que la pelotita entre y generalmente, cuando no jugamos contra equipos madrileños, los árbitros no nos machacan de forma severa, digamos que sólo lo normal.

Que gane el mejor mañana, y esperemos que ése sea el Sevilla FC, que por lo visto va a volver a jugar con dos delanteros. Espero que le salga bien el experimento a Marce.

15 sept. 2011

Tras las filas enemigas: Real Sociedad

Una vez más, tras no poderos ofrecer esta sección porque no hubo manera de encontrar un blog del Villareal CF que colaborara, os presento la sección Tras las filas enemigas, donde un bloguero/aficionado al equipo con el que nos medimos nos da un pequeño análisis y nos comenta qué sensaciones le provoca el partido.


El blog colaborador de hoy es Corazón Txuri Urdin, un blog veterano que lleva dando su personal visión de la actualidad blanquiazul desde nuestro mágico año 2006. Por lo tanto, es de agradecer muchísimo, y lo hago humildemente desde aquí, que un blog tan lonjevo haya accedido amablemente a ayudar a un blog tan de nuevo cuño como el mío.

Nos ha escrito un texto de contenido muy histórico, totalmente digno de La Palangana Mecánica, en el que se denota que aún pica un poco por Donosti aquella lejana ya Liga que se perdió en el Pizjuán por golazo de Bertoni. La verdad, si por mi fuera, me encantaría que la hubieran ganado, pero así es el fútbol. Aquí el comentario de Corazón Txuri Urdin:


EL SÁNCHEZ PIZJUÁN, UNA BUENA PLAZA QUE INFUNDE RESPETO

Para la Real, Sevilla siempre será el escenario de un drama. No importa cuántos años pasen, el Sánchez Pizjuán siempre nos traerá el recuerdo de haber perdido allí una Liga en 1980. La primera. La que tendría que haber servido para que el equipo txuri urdin se convirtiera, de hecho, en el más grande de los pequeños y el más pequeño de los grandes, como denominó al conjunto donostiarra el periodista Gorka Reizabal. Eso se produjo sólo un año después, en Gijón, con el gol de Zamora, pero la herida siempre estará abierto.

Habría que habérselo imaginado cuando, allá por el año 1935, la primera visita liguera de la Real al Sevilla se saldó con un contundente 7-2 y el descenso a Segunda. Y fue en el Sánchez Pizjuán donde descubrió lo dura que es la Segunda División de nuestros días, jugando contra el Sevilla Atlético es un estadio de Primera semivacío. Y eso que el Sánchez Pizjuán no es mala plaza para la Real. De 52 partidos, once victorias realistas y otros tantos empates. Es difícil olvidar aquella gloriosa remontada de febrero de 1997. En los últimos cinco minutos, Gracia, Mutiu y De Pedro levantaron el claro 2-0 que señalaba el marcador. El Sevilla recordará aquel día por el cese de Camacho.

Aquel día la Real inició una serie de cuatro visitas sin conocer la derrota en Nervión. Entre medias, casi gana otra Liga, en 2003. El Sánchez Pizjuán vivió uno de esos episodios de la suerte del campeón, campeón que no fue pero mereció ser. Gol de Karpin, 0-1 y a casa. Sin merecerlo. Pero cuando el Sevilla alzó su grandeza y ganó títulos, su campo fue una plaza inexpugnable para la Real. El cuadro txuri urdin acumula cuatro derrotas en sus últimas cinco visitas. ¿El 3-2 remontando y contra nueve realistas de la temporada 2005-2006? Todo un reflejo de lo que es ahora mismo para la Real jugar en el Sánchez Pizjuán.

Visitar al Sevilla siempre infunde respeto. Un tal Kanoute ya destrozó a los jugadores entonces de Martín Lasarte hace unos pocos meses. El Sevilla es un equipo nuevo, con nuevo entrenador. La Real también. El nivel de los hispalenses probará hasta dónde puede ser capaz de llegar la nueva Real de Philippe Montanier.

Un texto cuanto menos halagador, y que denota el respeto que se le tiene al Sevilla FC en todos los sitios que no son nuestra ciudad. Esperemos ver un pedazo de partido y que ganemos como el año pasado. Eso sí, mucha suerte a la Real, y ojalá le pueda hacer un siete también al Madrid como ya se lo ha hecho al Barça.

Muchas gracias de nuevo a Corazón Txuri Urdin.

12 sept. 2011

Posiciones, árbitros y otras chicas del montón

Antes de nada, quisiera corregir un error que tuve hace unos meses, cuando nuestro entrenador dijo que el Betis no estaba en condiciones de competir los mismos objetivos que el Sevilla FC. Entonces dije que el Sevilla llevaba 186 jornadas completas por encima del equipo verdiblanco. Os quiero aclarar que entonces cometí un error aritmético y no incluí en la suma la última temporada del Betis en Segunda División, 38 jornadas más, desde la 4 de la 2005/2006 hasta ayer lunes, que harían un total de 224 jornadas, 225 si contamos la jornada pasada.

Gracias a Alvarado, que por Twitter me ha hecho darme cuenta del error.

Ni me pone nervioso ni me disgusta la cantinela que tienen ahora los aficionados al otro equipo, que os remito aquí:

¿En qué se parece una niña de 13 años al Sevilla? En que ambos tienen poca delantera, les queda grande la Liga y les empieza a gustar la cola.

La verdad que sí, muy graciosos, es el típico pique de la guasa sevillana. Eso sí, yo entraré en el trapo de hacer chistes sobre equipos cuando el Betis haya estado 225 jornadas consecutivas por encima del Sevilla FC (y dejo fuera aquello de conseguir títulos, que ya tienen bastante con lo que tienen los lechuguinos), porque ami no me gusta aquello de burlarme de los débiles y los pequeños.


Me comentó Ravesen, el otro día en el post que dediqué a Teixeira Vitienes que cómo es posible que dos árbitros, siendo compañeros de profesión, con las mismas directrices y en la misma categoría, uno hubiese sacado el doble de amarillas y más de triple de rojas directas que otro.

Es curioso, ciertamente, este dato, no sólo por su disparidad, sino porque en teoría todos los árbitros nos regimos por el mismo Reglamento, que es este.

Yo como árbitro, conozco de primera mano lo que pasa en un partido real, y aunque las reglas son las reglas, los jugadores no son robots y no hacen todo mecánicamente, al igual que los árbitros no tienen un chip integrado donde dilucidan instantáneamente si tal cosa es una falta leve, una entrada temeraria, es mano involuntaria, derriba con saña o empuja deliberadamente.

Hay, para mi, tres factores que influyen directamente en el desempeño de un partido, que se saquen más o menos tarjetas y que sea más o menos limpio.


En primer lugar, el público, por pequeño que sea. Es a mi, que cuando arbitro no lo hago ante más de doscientas personas, no quiero ni imaginar la presión que tiene que sentir un señor antelos gritos y las vejaciones de treinta mil, cuarenta mil o cincuenta mil personas. La psicología es un factor clave en el fútbol y en el arbitraje aún más. Una persona que cuando oye cualquier palabra despectiva se rebota y se lanza a cometer represalias no va a llegar muy lejos en el arbitraje. Una persona que pasa de todo, se mete dentro de una mampara y hace como si no hubiera nadie observándole tampoco va a llegar muy lejos.

Como en todo, en el término medio está la virtud, no hay que dejar llevarse por la gente, porque evidentemente siempre van a ver mal todo lo que pites en su contra y van a aprovechar cualquier momento para soltar un insulto; pero tampoco hay que hacer como si no hubiera nadie, porque el público es un factor importante en todo deporte e incluso de ayuda en algunas ocasiones, cuando alienta al equipo, aplaude, o si por el contrario acepta la superioridad del rival y nadie se vuelve loco con un marcador abultado en contra, el partido siempre será más limpio.


En segundo lugar, está el desarrollo del partido en sí mismo. Hay que olvidarse de esto es un derbi, esto es un partido de la zona baja o es primero contra segundo. Cada encuentro es un mundo y quizás nadie haga una falta grave hasta el minuto 80 que igual en el minuto 2 un jugador le da un puñetazo a otro y tienes que echarlo.

Lo importante, es dejar claro dónde está el listón y para mi lo mejor es dejarlo bien alto y dialogar lo menos posible. Yo nunca voy a sacar una tarjeta por empujar o apoyarse en un salto para recibir el balón, me parece una cosa instintiva del jugador al querer ganar más que algo antideportivo y no necesito escuchar ninguna queja que me demuestre lo contrario; no obstante todo tipo de patadas a destiempo, así como las típicas faltas tácticas cruzados los tres cuartos de campo, para mi son amarillas, por mucho que se empeñe el defensor en que sólo lo ha rozado o en que el otro se ha tirado. Si quieres parar al jugador con una falta, obstruyelo cuando esté en su campo, porque cuanto más cerca esté de tu portería, más probable será el gol y por tanto, más peligro evitas con tu falta.

La violencia y la peligrosidad de la acción, más allá de la voluntariedad o la dureza son, para mi, los únicos factores clave a la hora de sacar una tarjeta. Es esencial buscar directrices propias más allá del reglamento para formar de manera clara lo que viene en el siguiente punto.


Lo último y quizá lo que más afecta a los números de un árbitro es su personalidad. Esto quizá no lo entienda todo el mundo y es normal. Un juez de natación no puede ser subjetivo en su labor, el crono dicta su tarea; un árbitro de tenis tiene que ver que la pelota entre o no entre y de en la red, y ahora con el ojo de halcón cada vez hacen menos; las reglas del rugby, por violento que pueda parecer, dejan muy muy poco a la decisión arbitral, ya que son normas muy acotadas.

Pero el fútbol es de los pocos deportes en el que la personalidad, la forma de ser y hacer las cosas del árbitro, pueden ser de valía en su labor. Como ya dije antes, es importante la templanza, la capacidad para canalizar quejas e insultos y de igual manera, saber poner el listón en cuanto a las acciones arbitrales. Es por ello por lo que unos árbitros prefieren avisar, dialogar, alargan al máximo el sacar una cartulina, y otros no se lo piensan dos veces. Y esto está tan pegado al fútbol como la pelota, no se puede cambiar.


Por supuesto, no voy a entrar en el debate de si deberían usarse pantallas o dispositivos electrónicos en los partidos, porque las opiniones respecto a esto son muy dispares y lo vería bien en algunos aspectos y en otros no, aunque todo lo que sea avanzar, siempre estará bien.

Lo que sí creo que se debería hacer para mejorar y asegurar buenas actuaciones arbitrales es algo detrás de lo que lleva la LFP varios años y se va a implantar, en teoría, a partir de la próxima campaña.

La profesionalización del sector arbitral.

Como bien sabéis, los jugadores son considerados profesionales, cobran por su trabajo, que es entrenar, jugar partidos y comprometerse a cuidarse y a llevar una vida acorde a las expectativas que están puestas en él y en cuanto a deberes no tienen que hacer mucho más.

Un árbitro de Primera División lo cobra bien, alrededor de 100.000 euros al año. No obstante, pese a ello, tienen una vida fuera del arbitraje, todos tienen un puesto de trabajo, o una empresa que manejar, un negocio familiar, todos tienen que remar como todos hacemos en nuestras vidas y ellos, a diferencia de los jugadores, viven todo lo que el fútbol supone sin la protección de un club o los medios, a la vez que no todos entrenan igual y no todos se preparan igual, con la consiguiente pérdida de calidad. Digamos que cobran una pasta por un hobby.

Por ello se quiere implantar la profesionalización de los árbitros para lograr una dedicación exclusiva a la tarea arbitral, 40 horas semanales de trabajo obligatorio (como cualquier otro trabajador) donde se incluirían clases, entrenamientos en los que se deberá dar la talla semana a semana (sin contar los que se harían fuera de esas 40 horas) y el partido a arbitrar. Dedicación total a la tarea de formarse, lograr un nivel común para todos de preparación y desempeño de la tarea con el fin de lograr actuaciones arbitrales perfectas con individuos que se dedican únicamente a ello.

Yo veo esto estupendamente, un acierto, aunque evidentemente los árbitros involucrados, los de Primera División no ven esto con los mismos ojos, porque ahora, pase lo que pase en el partido, ellos cobran lo mismo y se van a su casa. Si llega la profesionalización, los errores se pagan con sueldo y con despido.

Eso sí, aunque la profesionalización del arbitraje de élite en España suponga más emolumentos para los árbitros, creo que es algo que se deberían plantear los clubes, ya que son ellos los que cargan con sus gastos y no creo que sea en balde gastar más dinero a cambio de mejores actuaciones arbitrales. A fin de cuentas, son los equipos los que sufren los errores cometidos por la situación actual.


Sea como sea, al igual que la reforma de los derechos televisivos, esto llegará de Europa, porque la inoperancia en cuestiones de cambio en éste país es severa.

10 sept. 2011

Para darse con un canto en los dientes (2-2)

Partido hosco y feo el que he visto hoy en el Madrigal. Un Sevilla como el del día del Hannover, mucho balón largo, mucho pelotazo y poco toque y control del balón.

Y se nos ponía muy de cara el partido, con un Villareal que no sabía a qué jugaba, con diez y con 0-1 en el marcador. Pero este Sevilla de Marcelino parece que no va a cambiar su identidad, el contragolpe, incluso cuando en partido pide control y cabeza. Creo que podríamos haber sacado el premio gordo en este partido a poco que hubiéramos ido a por él con cabeza. El que sí fue a por el con cabeza fue el Villareal y casi lo consigue.


Atrás hemos tenido ratos, a veces hemos estado muy solventes y esto lo he aplaudido y otras el Villareal (con uno menos) ha hecho lo que le ha dado la gana. Cáceres ha estado lento y fallón en línea general, Escudé no se le ha visto demasiado, Alexis para mi ha estado muy bien y Navarro en su línea, templanza y trabajo duro, salvo en el penalti, que estaba claro que cualquier indicio de contacto en el área iba a pitarlo Teixeira y meter la pierna a un rival que estaba ya vendido ha sido un error garrafal. Groso modo, quitando esto último, no le doy mala nota.


La medular ha sido el sino de este partido. Inoperante, lenta, sin ideas y errática. Marcelino buscaba la superioridad numérica poniendo cinco tíos en medio campo, pero lejos de eso ha conseguido que se entorpezca bastante la salida de balón, que casi siempre ha sido a base de patadón ya que a Trochowsky, un partido más no se le ha visto nada y Manu ha sido visto y no visto. Medel, para variar muy completo, con un buen tiro sorpresa que por los pelos no va a gol. En el segundo tiempo, con la entrada de Rakitic y Campaña hemos jugado más por el suelo y se ha notado, pero no hemos abandonado la idea del centro a Kanouté hasta que, tras infinitos intentos, uno ha acabado en la frente del más inesperado, Alexis, y se la ha colado a César (impresentable este personaje encarándose con Kanouté tras un choque totalmente fortuíto).



Arriba la cosa ha estado cortita. Negredo lo ha intentado y de tanto intentarlo ha estado más cerca del círculo central que del área. Eso ha sido lo que ha descuadrado nuestra línea de ataque y lo que ha hecho que cuando teníamos una contra buena Negredo estuviera totalmente fuera de su posición y no pudiera herir. Pese a todo, ha conseguido batir ese récord que se escuchaba estos días y adelanta a Arza y Araújo como primer delantero sevillista que marca 10 goles en 6 partidos.

Teixeira Vitienes ha estado descentrado todo el partido. Si bien decía ayer que es de los árbitros menos tarjeteros de la Liga, hoy me ha dejado por mentiroso. 6 amarillas y 1 roja directa y de las cuatro que ha sacado al Sevilla, para mi tres injustas. A ver a qué viene sacarle amarilla a Kanouté cuando usted ha visto perféctamente que retira el pie para no dañar a César. Estos detalles son los que para mí han mancillado la actuación del cántabro que, por otra parte, ha acertado de pleno en los dos penalties, el de Diego López perfecto y la expulsión acertada, ya que evita una ocasión manifiesta de gol; el de Navarro, igual, aunque yo habría sacado amarilla, por las circunstancias en las que se da.

Un puntito nada desdeñable en un campo muy complicado, pero que nos puede saber a poco, si tenemos en cuenta que hemos ido ganando contra diez; o a mucho, si nos centramos en que hemos podido perder perfectamente. Sea como sea, nos espera ya la Real, que se ha empeñado esta jornada en dejar por mentirosos a todos los seguidores de la causa Liga Justa.

Se va a hacer larga la semanita, primera en siete años en la que se juega europa y el Sevilla FC se queda en casita.