10 ago. 2011

Renovar la sociedad

Tras unos días en los que he abandonado la actualidad sevillista más próxima (realmente porque tampoco hay mucha y la que hay ya está bastante bien analizada por otros compañeros blogueros)me encuentro inmerso en varias reflexiones en torno a lo que señalan muchos medios y de lo que se hacen eco muchos blogs sevillistas: el patrocinio para las próximas temporadas.

Y parece que va a recaer sobre una empresa norteamericana de citas, Ashley Madison.


En un principio no entendía realmente el revuelo que han montado por lo de la inmoralidad, la indecencia, etcétera. Pensaba, en mi desconocimiento, que era una empresa de citas más, como Meetic, eDarling o Flirt. Pero no. Una vez me he informado he comprobado que Ashley Madison se caracteriza por ser una página que organiza citas exclusívamente para personas que desean tener una aventura extraconyugal.

Así dicho, muy bien para ellos, un pin para el que se meta ahí y tenga ganas de cornear a su pareja.

El tema se complica cuando sale la noticia de que no tenemos patrocinador principal a estas alturas y que Ashley Madison puede estar negociando con el Sevilla FC para lo propio.


Yo, que soy joven y algo (no mucho) se del mundo empresarial, la verdad que no veo problema. Es una empresa que va a apostar por el Sevilla FC y va a poner dinero (por lo visto 4 millones de euros al año, uno y pico más de lo que nos daría 12Bet sin entrar en Champions) en nuestro club, como LiNing, para darse a conocer en el mercado español y europeo. De lujo.

Ahora bien, todos sabemos hasta qué punto puede ser de retrógada la sociedad española y sobre todo ciertos sectores de la sociedad sevillana, con su religiosidad, sus patillas cortijeras, sus carretas y su Blanca Paloma (por supuesto, estoy tirando de estereotipo, no quiero decir que todos los rocieros sean retrógados religiosos), y la posibilidad de llevar en el pecho una empresa que provee cuernos se antoja, como menos, ofensiva.

La cruda verdad es que, aunque oficialmente podamos decir que somos un país con una mentalidad moderna (por ejemplo, con el matrimonio homosexual o los esfuerzos que se hacen por la igualdad de géneros) en lo que respecta a la conciencia individual estamos a la cola de Europa en aspectos como el libertinaje, el individualismo o el aperturismo como formas de realización personal. Podemos escuchar todos los días como a una mujer que le gusta vivir su sexualidad sin tapujos se la tacha de guarra o cosas peores, cómo mucha gente no puede ver a dos hombres pasear por la calle y los cataloga como enfermos y cómo, al año, hay entre 50 y 80 víctimas por la violencia de género que provocan los celos y el machismo.

¿Qué vamos a hacer, educar a los críos y esperar que todas las personas que ya piensan así sigan con ello hasta el día de su muerte? En mi opinión la sociedad debe cambiarse. Y una sociedad no se cambia de la noche a la mañana, pero pequeños detalles hacen que día a día cada vez más personas cambien su mentalidad. Y el fútbol, un deporte que mueve a millones de personas, es una herramienta clave en esto.

Ahora, con la renovada Ley del Juego parece que la publicidad de casas de apuestas está siendo muy perjudicada. Pero ahora nadie ve apostar en internet como algo malo o extraño. Yo mismo tengo varios amigos que, cada mes, sacan un dinerito apostando en conocidas páginas e incluso yo aposté una vez, aunque no tuve mucha suerte. Pero... ¿Cómo se veían las apuestas hace 9 o 10 años? Alguien pensaba en apuestas y pensaba en furtivas peleas de gallos, carreras, dinero negro, delito o incluso ludopatía. La publicidad de casas de apuestas en los equipos de fútbol ha cambiado la mentalidad de la sociedad de concebirse como algo despreciable a ser algo normal, habitual y aceptado.

Con esto no estoy afirmando que ponerle los cuernos a tu pareja sea algo digno de admirar, pero quizás, con los años, veamos mermado el machismo, los estereotipos, la violencia de género y las mentes retrógadas y hayamos evolucionado hacia una sociedad en la que sea que una mujer viva como le de la gana, que dos hombres o dos mujeres hagan lo que les da la gana sin sentirse desplazados y que nadie se crea dueño de nadie.


Y hechos como que un equipo de fútbol patrocine una empresa de citas me parece un paso hacia el futuro.

Por ello, yo estoy de acuerdo. Y si pagan lo que dicen que van a pagar, más.

¿Y tú qué piensas?

5 comentarios:

  1. Estoy contigo. Con "La Gitana" no publicitábamos el alcoholismo, al igual que el que entre a buscar con quien ponerle los cuernos a la mujer es responsabilidad suya... Lo demás son tabúes un poco hipócritas y demagogia. Si no estás de acuerdo con la actividad de la página no entres y punto. Y así quedas al margen de algo que no compartes. Y en estos tiempos ese contrato es bastante rentable... Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Comparto el comentario anterior. A mí no me verás poniéndole los cuernos a mi mujer, pero sí que quiero que el Sevilla ingrese todo el dinero posible.

    Muchas veces es necesario no mirar tanto la viga en el ojo ajeno y sí un poco más la paja en el propio.

    Demagogia e hipocresía

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Como si alguna vez hubiera comprado en Eurotex Pinturas... ahora yo prefiero la camiseta blanca e inmaculada, aunque sea un romático...

    ResponderEliminar
  4. Por elegir... blanca está preciosa. Pero cuatro millones por año... Eso es pagarle el sueldo a Negredo por ejemplo. ¿Recordáis la Joma con la botella de agua en la espalda, el logo de "Locura" en la manga... Ahí si que se veía poca equipación. (Yo tengo la roja de ese año, "32" S. Ramos)

    ResponderEliminar
  5. Parecía una camiseta de ciclismo esa que dices jajaja

    ResponderEliminar