23 ago. 2011

La voz se recupera, las eliminatorias perdidas, NO

Como ya sabréis, el Sevilla FC ha puesto en marcha una campaña de concienciación para la afición con el partido del Jueves, en el que nos jugamos la vida europea.


(Este es el que más me gusta de entre todos los carteles)

También se han valido de un magnífico cortometraje, en homenaje a Antonio Puerta, que realizaron unos aficionados. Os lo pongo aquí íntegro por si no lo habéis visto o lo queréis vovler a ver.


Haciéndome eco del último post del blog Crónica del Sevilla, quiero comentar un poco el uso que se le está dando a la imagen de Antonio Puerta en el seno de la entidad.

Ante todo, considero que es mejor no hablar de los difuntos, ni siquiera para bien, ellos ya se fueron, hicieron todo lo que tenían que hacer, bien o mal, pero ya está. No obstante, la muerte de un personaje famoso siempre es una efeméride importante.

Y no quiero hablar del Antonio Puerta como persona, si no de lo que significa Antonio Puerta.

Antonio fue, es y seguirá siendo un icono del sevillismo, eso no hay duda. Al pensar o mentar a Puerta, muchos ya no vemos al jugador, si no lo que su paso por el Sevilla supuso, lo que su golazo aquel Jueves de Feria supuso.

Y supuso la gloria.

La gloria de una afición que llevaba cincuenta largos años sin celebrar un título. La gloria de un club que por fin podría hablar de tú a tú a los grandes. La gloria para una ciudad que en menos de dos años cambió de ser una desconocida a provocar pavor en Europa.

Y el gran artífice de todo esto fue, en gran medida, Antonio Puerta. Por ello mentar a Antonio es brindar pleitesía a todo aquello que con su Mágica Zurda él mismo nos puso en los lábios para que lo saboreáramos. Es por ello por lo que se le recuerda siempre en cada minuto 16, por lo que tenemos un trofeo que lleva su nombre, por lo que hay una estatua erigida en su honor y por lo que cada vez que oímos hablar de él se nos eriza el vello recordando el minuto 100 de aquél partido que marcó un antes y un después en nuestros más de 100 años de historia, cuando todos estallamos en el más puro de los fervores, el que se siente con la victoria.

Es por lo que él supuso por lo que me llena de orgullo que su memoria no se olvide, que todos lo sigamos llevando en el corazón y que nuestro club y nuestra afición le brinde homenaje tras homenaje.

Pero ojo, no debemos caer en el error de dejar que todo, absolutamente todo gire en torno a su figura. Debemos recordarle con respeto y admiración, recordando lo que nos dio y darle las gracias manteniendo vivo su espíritu.

No debemos aprovechar su gesta cada vez que tengamos que pasar por un mal momento, si no recordar que, incluso en los momentos más difíciles no debemos dejar nunca de ser el equipo de la casta y el coraje, porque en cualquier momento puede llegar un instante que lo cambie todo. Como él hizo y nos enseñó.

No es sano ni producente mentar demasiado a Antonio Puerta, sobre todo ahora que estamos en pleno cambio de ciclo, ahora que la mayoría de los héroes que junto a él jugaron ya se han marchado del equipo. Hay que mirar adelante, recordar lo que nos enseñó y tener fe en lo que somos ahora.


Las similitudes entre el partido del Jueves y el partido con el Schalke son muchas, equipo alemán, mismo entrenador, nos la jugamos frente a un resultado adverso... Pero debemos apelar y creer en lo que somos ahora, la gloria que nos trajo Antonio ya pasó, ahora hay que labrarse una nueva gloria.

Y todo ello debe empezar de cero, armándonos con paciencia y valor, como él hizo en aquel partido que nos cambió la vida.

Ahora más que nunca, SFC!

2 comentarios:

  1. Hola, está bien la propuesta. Entre mañana y el Jueves te pasaré mi análisis del Sevilla, si quieres puedes enviarme tú también el del Málaga y lo publicaré en el blog. Mi correo es: villa00@gmail.com

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta tu blog tienes mucha clase se ve que te educaron bien.

    ResponderEliminar