13 abr. 2012

Incalificable

Increíble, impresentable, inefable, deleznable, inaudita, repulsiva, corrupta, cochambrosa, repugnante, nauseabunda, vomitiva, injusta, parcial, disparatada, opresiva, inoperante, cenagosa, mugrienta, mafiosa, esperpéntica, indignante, vergonzosa, ignominiosa, indecente, ruin, pusilánime, indecorosa, inmunda, sucia, vil...

y, sobre todo, HIJADEPUTESCA

#LigadeMierda

17 mar. 2012

Cuánto dinero nos han dado las salchichas de Vizacíno

Me hace mucha gracia, yo que estoy al quite del mundillo publicitario, la tremenda polémica que ha suscitado el innovador e inaudito soporte publicitario que se ha sacado Manuel Vizcaíno de la manga para la enésima derrota del Sevilla FC esta temporada.

Estoy hablando, por supuesto, de los "banquillos-salchicha" Oscar Mayer.


Puede parecernos poco ortodoxo, poco estético, podemos burlarnos de ello o decirnos "¿qué pinta eso ahí?". Yo os voy a poner un ejemplo muy cercano para quitaros las dudas y todo el "miedo al ridículo" que podamos tener por este nuevo soporte.

Evidentemente, a nadie le gusta tener un luminoso publicitario en la fachada de su edificio. Luz nocturna, destellos, quizá algo de ruido, un edificio que destaca a lo lejos y que según qué publicidad haya puede ser reconocido por este nombre. Mi edificio, el bloque de pisos donde vivo es uno de estos, y, en mi pueblo se le conoce como el edificio Vital Dent.

A ningún vecino le gustó al principio la idea de colocar un luminoso publicitario en la azotea del edificio, daría mucha luz, podría molestar, podría llegar a ser extraño o denigrante. Cuando Vital Dent, con motivo de la apertura de una nueva clínica en el pueblo quiso utilizar nuestro edificio como soporte publicitario y nos pasó un presupuesto en el que aparecía un 2000 en números verdes a favor de la comunidad con periodicidad mensual a todos se nos cambió la cara. 2000 euros para la comunidad mensuales por la cara. El consumo de agua y parte del de luz gratis por tener un cartelito en la azotea.

¿Quién le dice no a eso?

Lo mismo ha debido de pensar Manolo Vizcaíno cuando Oscar Mayer y La Sexta le han dicho que, si podían colocar una inocente salchicha en los banquillos, una salchicha que aparecería en primer plano en amplios momentos del partido por TV además de aparecer en todos los medios nacionales (grandes cargas de publicity), le pagarían 700 euros por banquillo por cada segundo de TV que el Pizjuán estuviera en emisión (lo que cobra la Sexta por la publicidad exterior en cada uno de sus programas). Más de 350.000 €. El dinero equivalente a jugar un partido de Europa League por poner unas salchichas en los banquillos. ¿No os parece magnífico?

A mi me parece brutal. Una genialidad por parte de nuestro departamento de marketing que, sin duda, no tardarán en copiar el resto de clubes de nuestra Liga.

Para variar, una vez más, el Sevilla FC un paso por delante del resto, si no ya deportivamente, al menos a nivel de institución e innovación.

26 feb. 2012

Nosotros también estamos "a 10"

Mucho se habla de que la Champions está muy cerca, casi lo mismo que el infierno; que los dos primeros están mucho más lejos del tercero que éste de la zona de descenso y que estos dos primeros están a 10 puntos uno de otro. A diez.

Nosotros también estamos a diez.

Estoy infinitamente contento por la victoria de hoy, en un partido que nos ha hecho vibrar como hace ya bastante tiempo, un partido que ha sabido a dulce de leche cuando Kanouté ha metido ese magistral pase en última instancia a Navas para que mojara a puerta vacía, y que me ha hecho comerme las uñas hasta el hueso para sentir un alivio impresionante cuando Teixeira (vaya telita) ha pitado el final.

Podríamos empezar a fliparnos con el Sevilla, el "efecto Michel", el buen nivel, que los centrocampistas empiecen a aportar goles y que hemos vuelto y todo eso. No está mal recuperar la ilusión, es cierto que ganando dos partidos ya estamos de nuevo a tres, ¡A TRES! puntos de la Champions, pero no debemos caer en el error de pensar que está todo hecho. Hay que disfrutar de la victoria ahora que las conseguimos de igual forma que sufríamos una derrota tras otra hace poco, pensando que cada partido es el último, que hay que ganar si o si y que necesitamos los tres puntos como el comer.

Porque con esta victoria estaremos a 3 de la Champions, a dos de la UEFA, a 8 del descenso, empatados con el Atlético (nuestro próximo rival), sí, todo eso está muy bien, pero lo más importante es que aún estamos a 10 de los 42, lo único que de momento debería importarnos, sobre todo si nos paramos a pensar que hace dos semanas la sombra del infierno se cernía sobre nosotros.

Tengamos cabeza, sigamos unidos, sigamos hablando en el campo, confiando en los nuestros y celebrando cada victoria que venga abrazados en piña. Ha sido increíble ver como durante los 94 minutos del partido de hoy se escuchaba muchísimo más a los Biris trasladados a Valencia que todo Mestalla, a los que sólo se le escuchaba para silbar.

A 10 de los 42, a 10 de la permanencia, a 10 de olvidarnos del infierno y a 10 de poder pensar en cotas más altas. Por muy cerca que estemos de la Champions y muy lejos que estemos del descenso, aunque esta LigadeMierda parezca que va a vender muy baratos tanto los premios como los castigos, tengamos los pies en el suelo y sigamos en esta linea, en la que con trabajo y humildad sacaremos adelante esto.

Viva el Sevilla FC.

Nota Post-Post: Por cierto, aunque hayamos ganado y realmente el árbitro no haya influido para nada en el resultado, es inefable cómo en Primera División, un tipo que lleva como mínimo quince años arbitrando señale fuera de juego en un saque de banda como ha hecho un asistente de Teixeira en la primera parte. Este tipo no debería cobrar ni uno de los casi 1000 euros que se lleva.

Y yo partiéndome la cara todos los domingos en campos de albero por dos migajas...

29 ene. 2012

El vuelo de ícaro

Es complicado, muy complicado, escribir en estos momentos, expulsar todo lo que se lleva dentro sin que se note el mosqueo y sin pasarse de la raya. Generalmente en estos momentos uno pasa de todo y se mete en la cama a calmarse. Pero si escribo mañana, quizá en frío no diga todas las cosas que quiero decir y eso sí que no.

Por que hay bastantes cosas que decir y ninguna es buena.

Nueva derrota del Sevilla FC, la sexta de la temporada, las mimas que victorias. Seis jornadas llevamos ya sin ganar y sólo hemos ganado dos partidos desde aquella ya lejana noche en la que con un empate en el Nou Camp nos creíamos los reyes del mambo. La polla en verso. Los mejores del mundo en aquello de la media inglesa. Hoy, dos meses y pico después, estamos undécimos, la peor posición a estas alturas de temporada desde la 2003/04 que estábamos 15º con un punto menos.

En estas últimas trece jornadas hemos conseguido perder seis partidos, dejar la diferencia de goles en -1, eliminarnos de Copa y permitir que todos nuestros potenciales competidores y alguno más nos hayan adelantado y además, muchos de ellos, ganándonos en nuestros enfrentamientos directos (Levante, Athletic y ahora Málaga).

Emocionado estoy de lo bonitos que son nuestros números. Pero más aún me emociona y me llena de gozo el juego del equipo. Qué osadía, qué desparpajo, qué forma de mover la pelota, de correr y de luchar. ¿Ah, que jugábamos para ganar? Yo pensaba que es que estábamos de cachondeo, por eso esta serie de agradables apelativos.

No ha estado nada bien el Sevilla, cagón y perdido desde el minuto 1, y no digamos del minuto 7 cuando nos hacen el 1-0, con Coke saltando mirando a las musarañas. Y después del 2-1, con una defensa que parecían bolos en una bolera diciéndole a la pelota: "Vamos, entra, es por aquí". En definitiva, pésima la zaga, a la que no le queda absolutamente nada de lo que se vio en las primeras jornadas.

Me alegró la alineación titular de Rakitic, al menos podríamos ver alguna variante y dejar Trowchosky en el banquillo. Hoy creo que ya nos ha debido de quedar a todos claro porqué se alinea al alemán y no al croata. Cuando ha entrado Trowchosky es cuando el Sevilla, por fin, tras 75 minutos comiendo pipas, ha reaccionado y ha incluso marcado un gol totalmente legal anulado por fuera de juego.


Y digo legal, porque ha sido legal y lo que ha llevado al asistente de Muñiz Fernandez a levantar la bandera ha sido su mala colocación en el momento del pase (podéis ver la foto), más de un metro por delante del último defensor malaguista, que, os lo digo por experiencia, distorsiona completamente la visión de la posición de fuera de juego. Os recuerdo que la línea del fuera de juego se mide por los pies de los jugadores.

Por parte de Muñiz Fernández, el peor árbitro de Primera División para mi gusto, lo único reseñable es no sacar tarjeta roja directa a Isco cuando realiza una criminal entrada sobre Negredo que no le ha partido la tibia y el peroné en tres sitios de milagro.


Negredo, para mi, el único que le ha echado huevos y casta a un partido que hemos dado por perdido desde el principio, con una magistral pseudo-asistencia a Luna que ha dejado sentado a todo el estadio. El nuevo, Babá, que ha salido por Reyes (que esperemos que no tenga nada porque si no ya sería la hecatombe total), ha estado como suelen estar los nuevos fichajes que juegan casi recién bajados del avión, perdido y con muy poco argumento combinativo, aunque ha tenido algún detalle. Demosle tiempo para madurar.

El que ya ha tenido suficiente tiempo para madurar y se ha quedado para zumo es Marcelino García Toral. ¿Qué excusa más va a poner? ¿Qué más va a decir? Si no es la suerte, es el árbitro. Si no es el árbitro, es la lesión de X. Si no es una lesión es que el precio de los melocotones ha subido. Lo único que dice a derechas es que "se sigue viendo capacitado". No me parece justo que se mantenga a este señor en el banquillo del Sevilla FC estando 11º, eliminado de todo, con un saldo de -1 goles y teniendo una capacidad de reacción totalmente nula cuando el partido se pone un poco cuesta arriba; y a otro entrenador, llamemosle Manolo, del Arahal, se le cesara estando 5º, a dos puntos de la Champions, con un saldo de +12 goles y clasificado para la final de la Copa del Rey sólo por estar 5 partidos sin ganar (bueno, todos sabemos que no fue sólo por eso, pero sí objetivamente).

No me parece justo ni coherente si se quiere salvar la temporada. Sí, podemos decir que estamos a "sólo" cinco puntos de la Champions. Pero es que estamos a sólo seis puntos del descenso y entre nosotros y la Champions y nosotros y el descenso hay el mismo número de equipos, seis. Creo que está igual de difícil ir a la Champions como igual de fácil caer, en dos o tres jornadas a puestos de alarma total si no se toman decisiones rápidas.

Que se haga lo que sea necesario, pero yo creo, objetiva, subjetiva, moral y argumentadamente que mantener a Marcelino más de dos jornadas (que es lo que nos separa de Champions y lo que nos separa del descenso) sin ver un auténtico giro de timón nos va a salir muy pero que muy caro.

Pero esto sólo es mi opinión. Como última reseña, quisiera adjuntaros el lamentable titular que se ha sacado de la manga Marca para la crónica del partido.


No les queda na a los jeques árabes para mandar en Andalucía. Sólo 37 años en Primera y nosotros en Segunda, quitando 3 títulos continentales y otros tantos nacionales. Ya pueden ir poniendose el mono de trabajo. De momento, creo que el momento en que el Málaga sea el equipo que mande en Andalucía no lo ven ni mis nietos.

Salud y Sevilla Fútbol Club.

26 ene. 2012

Muy fuerte

Enhorabuena a Juan Torres Ruiz, alias Cala, por su vuelta al Sevilla FC, lugar del que nunca debió salir y en el que yo le veo sitio de titular indiscutible, con permiso de Escudé que ya no está para nada y de Fazio, aunque que no juegue el novio del entrenador es complicado.

Mucho ánimo y mucha suerte. Ya son dos de los nuestros, de los que sienten el escudo desde chiquititos, de los que sus padres y sus abuelos les han inculcado el sentimiento sevillista vía intravenosa; los que han vuelto a casa por Navidad.

Imaginaos este once: Varas; Luna, Fazio, Cala, Coke; Perotti, Campaña, Salva, Navas; Reyes y Negredo. Podríamos alinear, hoy por hoy, hasta 9 canteranos perfectamente válidos para competir en Primera División en el equipo titular. Siempre y cuando Marcelino lo estime, cosa que dudo. ¿Fuerte eh?


Pero no, no es lo más fuerte que ha pasado hoy.

Lo que más fuerte me parece del día de hoy es una noticia que he leido en varios peridiquitos, madrileños incluidos, sobre la enésima pantomima de Llourinho.


Por lo visto, el impresentable entrenador portugués, porque sencillamente no tiene otro nombre, esperó al cuarteto arbitral, liderado por Teixeira Vitienes, Fernando; a su salida del Camp Nou, para recriminarles su actuación. "Cómo os gusta joder", les dijo al parecer, para posteriormente soltarle en toda su cara "Ahora te irás a fumarte un puro y te reirás, sinverguanza".

No vi el partido, no vi las acciones dudosas y no vi, ciertamente, si el arbitro perjudicó o favoreció a unos o a otros. Lo que sí sé es, y yo puedo dar fe más que nadie porque soy árbitro, que el comportamiento de Mourinho es rastrero e infantil a más no poder. Ni siquiera en categoría Regional me ha venido a mi un entrenador o un delegado a recriminarme, una vez acabado el partido y cerrado el acta nada de nada. No digo ya esperarme en el coche, como si fuera un sicario, para empezar a decirme esto o lo otro.

Yo, generalmente, me río con las pantomimas de este actor de circo y me río, sobre todo, de la imagen que le está dando a un equipo catalogado como "El mejor del Siglo XX" y con el prestigio que atesora la entidad del Madrid. Pero esto, sencillamente, me parece tan fuera de tono, tan infantil y tan barriobajero que me saca los colores hasta a mi. No sé si habrá algún aficionado al Madrid a favor u orgulloso no ya de la conducta del impresentable entrenador de su equipo sino de este hecho en concreto que pasa a todas luces de castaño oscuro.

¿No se dan cuenta los aficionados del equipo capitalino que a este tipo no le importa un pimiento perjudicar la imagen de su club? ¿No se dan cuenta de que este tipo sólo busca reírse de todos amparado en la protección que da ese escudo que lleva en el pecho? Sólo hay que mirar la carita, la sonrisita que pone en la foto, para saber que este tipo sólo busca salir en las portadas de todo el mundo importándole un pimiento ganar o perder con un equipo u otro, que sólo es un ególatra que busca ser más que otros a base de mentiras y faltas de respeto.

Al principio me reía con este bufón pero ya, al menos para mi, ha dejado de tener gracia.

Lo dicho, muy fuerte.

22 ene. 2012

Vuelta a los orígenes

Ya va siendo hora de que vuelva por estos lares.

Dejé un poco de lado el blog en Noviembre, necesitado de tiempo para estudiar. Despues, la mala sangre de muchos blogueros que mantuvieron a nuestra hermosa blogosfera en pie de guerra y la decepción (que no enfado) que sufría con el equipo me alejaron un poco de querer seguir con esto. Pero tras unas semanas de reflexión y que algún que otro compañero se preguntara ¿dónde diablos estás, Kike? creo que ahora es el momento de retomar mi pequeño espacio sevillista en la red.

Es el momento por varias cosas. Con el partido de ayer termina la primera vuelta y es un momento perfecto para hacer lo que mejor se me da, consultar estadísticas para sacar conclusiones. También es un buen momento porque el equipo parece haber recuperado la fe en que sí se puede sacar esto adelante y, simplemente, es un buen momento porque tengo ganas, sin más. Hay muchas cosas de las que hablar.

En primer lugar, del derbi. Entiendo que desde muchos sitios, sevillistas de primera quisieran quitar hierro al asunto, dejar claro que el Betis está a años luz de nosotros y que de la rivalidad, antaño lo único que mantenía viva la llama del orgullo futbolístico para nuestro equipo, no queda ni el eco.

Estoy de acuerdo en parte. Está claro que desde que despegamos y nos convertimos en el club que hoy por hoy somos, la obscena rivalidad más allá de lo deportivo vivida en Sevilla cada vez se ha ido enfriando más por nuestra parte y son sólo los de la otra acera los que se desviven por mantenerla con vida. Pero de ahí a insinuar que no existe rivalidad, que el derbi ya es un ex-derbi, que no hay nada que nos pueda motivar en ganarle al eterno rival, hay un paso. Pongo ejemplos.

Según he leído en muchos blogs, un derbi es "un enfrentamiento entre dos clubes que mantienen una rivalidad pareja y permamente, asentada en la base de la igualdad" (DRAE dixit). Muy bien, por esas, el concepto de derbi tal y como lo presenta el diccionario no existiría. Pongamos ejemplos de derbis actuales. El derbi madrileño, Madrid y Atlético. Es obvio que, aunque el Atlético tiene una burrada de títulos, el Madrid tiene 20 veces esa burrada. No hay aparente igualdad entre ellos. Ahora bien, que le pregunten a un madridista si le daría igual perder su derbi, si no se siente motivado ante el "otro equipo de la ciudad". Lo mismo pasa, y con mucha más diferencia, en el derbi catalán. Español y Barcelona no tienen, ni han tenido jamás, igualdad. Pero, qué casualidad, el único campo en el que el FC Barcelona suele pinchar año tras año es el del "otro equipo de la ciudad". Quizá el ejemplo más claro sea el derbi asturiano, Sporting-Oviedo, con un equipo en Primera y otro que acaba de ascender a Segunda B, y los asturianos se desviven porque en verano haya algún torneito en el que poder ver de nuevo un Sporting-Oviedo y sentir el cosquilleo y el gustazo de ganar al "eterno rival".

Hay muchos otros derbis: el vasco (Athletic-Real), el gallego (Dépor-Celta), el valenciano (Valencia-Levante), el aragonés (Zaragoza-Huesca), el gaditano (Cadiz-Xerez), el alicantino (Alicante-Hércules), etc... Incluso en fútbol regional hay partidos de extrema rivalidad, como el Torreblanca-Diablos Rojos, el Mairena-Atlético Libertad o el Triana CF-Triana Balompié.

De todos estos derbis, yo me quedo con el mío. El Betis-Sevilla, el Sevilla-Betis, el derbi sevillano es un patrimonio de nuestra ciudad, es hermoso, es un momento de disfrutar, de reírnos con el cachondeito, de enervarnos, de salir con los amigos y de picar a la novia. Sevilla se desvive por su derbi y, aunque la igualdad (aunque nunca haya sido objetiva) sea cosa del pasado, el gustazo de ganarle al vecino siempre estará ahí. Y si, además, vemos un magnífico partido de fútbol como el que vimos anoche, mejor que mejor.


Salió Marcelino, que parece que se está ganado una prórroga en su camino a la picota, con una alineación que me gustó. Me gustó, sobre todo, porque había en el campo jugadores que saben lo que es un derbi y los han vivido desde pequeñitos. Luna, Reyes, Navas, Javi... todos ellos saben la importancia subjetiva, que no objetiva, que tienen este tipo de encuentros y todos nosotros sabíamos que con canteranos en el campo el partido iba a ganar en arrojo. Pareció Marcelino ver esto a lo largo de la semana y en el impresionante entrenamiento de ayer por la mañana y alineó un equipo de la casa.

Y, si no me equivoco, el partido fue un homenaje total al fútbol sevillano y a lo que representan ambos equipos. Betis, "no dejes de atacar, porque el gol ya va a llegar", oportunismo y perseverancia. Y con perseverancia ante lo que se les venía encima, nos metieron un oportuno golazo de falta directa. Sevilla, "el equipo de la casta y el coraje", "el fútbol hecho arte y filigrana". Sevilla, con buen fútbol, con la magia de Reyes y Jesús Navas, y con la valentía y las agallas que dan la camiseta consiguió empatar y embotellar al Betis hasta que Fazio cometió una falta que realmente no quiso cometer (yo creo, ciertamente, que resbaló a la hora de poner la pierna) y se fue a la calle. Y desde ahí, nadie quiso el partido, nadie quiso perder frente a su gente y, al final, un resultado ni justo para nosotros ni injusto para ellos. Empate a uno que hace que todos nos quedemos como estábamos.


Me gustó el derbi, me gustó hablar con mis amigos sevillistas y béticos, me gustó comentar el partido y el post-partido. Me gustó que durante la semana ningún impresentable saliera a la palestra a meter cizaña barriobajera en esta fiesta del fútbol que es el derbi sevillano y, sobre todo, me gustó que el partido fuera bonito y sacáramos algo positivo. Porque sí, objetivamente hablando, no deja de ser un punto fuera de casa, que nos coloca como el visitante que menos pierde fuera de casa, junto a Valencia y Athletic Club, con dos derrotas y nueve puntos, pocos, si tenemos en cuenta que hemos empatado seis partidos.

En los últimos cinco años, sólo en la 2008/09, con Jiménez en el banquillo, la que a la postre sería la mejor temporada en números visitantes de la historia; tuvimos menos derrotas, sólo una. Desde la 2005/06, hemos sufrido una media de cinco derrotas como visitante. Sin embargo, en la mayoría de ellas (salvo en la 2007/08, que acabamos la primera vuelta con 5 puntos como visitante) hemos obtenido más puntos. ¿Por qué? Simplemente porque ganábamos lo mismo que perdíamos y seis empates valen lo mismo que dos victorias. En estos últimos años, hemos tenido una media de cuatro victorias y dos empates visitantes en la primera vuelta.

Y en cuanto a números totales en la primera vuelta nos pasa lo mismo. En esta temporada llevamos seis victorias, ocho empates y sólo cinco derrotas. La temporada pasada habíamos perdido más que ganado, ocho victorias por nueve derrotas pero teníamos los mismos puntos y en las anteriores, pese a perder más, teníamos los mismo o más puntos. ¿El problema? Yo creo que es evidente.

Su nombre tiene tres letras y empieza por G.


Es el problema de tener sólo dos delanteros en la plantilla y que uno de ellos, pese a su infinita calidad no pueda ayudar al equipo todo lo que querríamos y que el otro esté ciertamente gafado de cara al gol; es nuestra inoperancia arriba. La temporada 2011/12 está siendo la peor de cara al gol desde la 2002/2003, en la que también acabamos la primera vuelta con un cero en la diferencia de goles, pero marcando 15 y encajando 15. En todas las demás, desde los 21 en la 2004/05 hasta los !37¡ de la mejor temporada de nuestra historia, lo que nos ha caracterizado era el olfato goleador y la pegada. Esta temporada hemos perdido esa facilidad para ver puerta. Quizá con la llegada de Babá, al que veo muy bien a la hora de coger pelotazos y pases largos y convertirlos en ocasiones claras, el equipo enmiende esta faceta.

He decidido titular este post "Vuelta a los orígenes" no por el derbi, sino porque el equipo está metido en una dinámica muy pareja a la que vivíamos en los meses previos a hacernos infinitamente grandes. Eliminados de todo, con un equipo nuevo, un entrenador nuevo y cuestionado y unos números para nada halagüeños, pero con algo dentro de todos nosotros que nos llevaría a ser el mejor equipo del mundo objetivamente y no sólo dentro de nuestros corazones: la ilusión. Yo sentí esa ilusión al ver 10.000 personas en un entrenamiento.

Podemos enmendar esto, la Liga está muy igualada y la Champions, ahora mismo, sólo está a cuatro puntos. Vamos, Sevilla.