26 sept. 2011

Picaresca

El fútbol, más que un deporte, ya tenemos claro que es un estilo de vida. Un estilo de vida que, a su vez, tiene mucho estilos posibles para conseguir la victoria o, en algunos casos, evitar la derrota.

No obstante, todos, absolutamente todos los equipos y jugadores, en algún momento, han recurrido a la picaresca. Una laguna en una regla, una acción que el árbitro no ve, picar por lo bajini a un contrario, simular, hacer teatro, lanzar el balón fuera o otro balón dentro, todo lo que conlleva el perder tiempo.

A veces, no son ni los propios jugadores los que hacen uso de la picaresca en el fútbol, como podemos ver aquí.


La mayoría de las veces, la picaresca hace a los jugadores atreverse a acciones que, en la normalidad, no se atreverían a llevar a cabo...


...aprovecharse al máximo de los límites del Reglamento para tomar ventaja con una acción...


... e incluso el dios del fútbol actual se ha valido de la picaresca y la trampa para favorecer a su equipo.


La picaresca forma parte del fútbol y muchas veces marca la diferencia entre una victoria y una derrota. Por ello, defiendo totalmente y, es más, apruebo la acción de Emir Spahic el otro día contra el Valencia. Está claro que la acción de Spahic no es muy deportiva, pero no intenten, señores de la prensa, aficionados de otros equipos y mundo antisevillista en general, crucificar a un jugador que interpretó que lo mejor que podía hacer en ese momento era provocar al señor más corto de entendederas que tenía cerca y, en este caso, fue Aritz Aduriz.

Las críticas se dividen entre lo estúpido que fue Aduriz por entrar en la provocación y lo tramposo que fue Spahic. Pero es que yo, lo mire por donde lo mire, yo no veo la trampa. Spahic, sin tener ni papa de español, sin entender probablemente la sarta de sandeces que estaban saliendo por la boca de Aduriz, se acerca a él y le da un inocente (pero intencionado) golpecito con el pie, que no ve Muñiz y que podemos traducir como un "Cállate ya, chaval"; a lo que Aduriz corresponde con un severo pisotón, una agresión que sí ve Muñiz y por lo tanto es roja directa.

Pensemos qué habría pasado si fuera el Valencia el equipo con nueve jugadores y 0-1 en el marador y el Sevilla, con once tíos y teniendo que remontar un partido en casa ante un rival directo en 30 minutos. Probablemente, las tácticas, maniobras, acciones y despropósitos para perder tiempo habría sido igual de ámplia y el Sevilla podría haberse llevado el partido o no, pero estaríamos igual de cabreados por el desempeño del Valencia que los chés ahora mismo por el desempeño de los nuestros.

Y es que el fútbol, como todo en la vida, depende de los puntos de vista, y todos absolútamente todos los equipos se valen de acciones como la del pasado sábado en pos de un beneficio para sus intereses. Si no, que nos digan porqué José Mourinho se está volviendo uno de lo tipos más odiados del panorama futbolístico español salvo por sus seguidores. Porque es un tío que maneja esta picaresca, la presión al árbitro para que cometa errores, el juego más o menos súcio, enloquecer al rival y el otro fútbol.

Que nadie intente crucificar a Spahic por defender sus colores. Al final del todo, la mayor parte de la culpa no la tiene ni Spahic por provocar ni Adúriz por agredir, sino Muñiz Fernández, que estando como estuvo tan fino y tan rápido para echar a Trochowsky en un partido que no estaba ni mucho menos para expulsar a nadie; podría haber estado igual de atento, él y sus dos asistentes que cobran muchísimo para perderse detalles como estos, en una acción que probablemente ocasionó que pudiéramos aguantar los 30 minutos que quedaban.

Yo, por mucho que me digan, seguiré estando orgulloso de cómo Spahic defendió nuestra camiseta y me seguiré riendo de lo inocente que fue Adúriz.

Y a quien le pique es porque come ajos.

4 comentarios:

  1. Yo no estaría orgulloso de que un jugador de mi equipo actuara así.. Vale que te alegres porque sirve para que tu equipo gane, pero no para estar orgulloso de esa acción. Igual que Mourinho está dejando por los suelos la imagen del Madrid, Spahic con esta acción hace lo propio con el Sevilla (obviamente no en la misma medida).

    Cierto es que se ha convertido en una característica más del fútbol, pero no me vale para justificarlo

    Por cierto,a Dida ya lo sancionaron por algo parecido: http://www.youtube.com/watch?v=DZviLX37sMY

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Post cargado de sentido común. Pero olvídate del sentido común cuando de lo que se trata es de desprestigiar al Sevilla. Y más en estos tiempos que corren con Del Nido metido en esa guerra de las televisiones. Todos sabemos que debemos estar preparados para que se nos desprestigie a la mínima. Están desde Madrid analizando hasta la chorrada más nimia para hacerlo.

    Es lo que hay,

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Semana contra equipo madrileño, ¿queda algo más que decir? Sabemos la semana que se viene encima desde la prensa madrileña, pero bueno. No es nuevo. Lo que es irónico es que la prensa valenciana no le da la relevancia a la noticia como en Madrid. Eso sumado a lo de las televisiones que comenta Ravesen... lo de siempre. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. A Pablo, créeme que te gustaría... lo que apsa es que aún no habéis tenido que pasar por ello... Ya me contarás cuando tengáis un partido complicadillo!

    A Ravesen y DesdeCoria, está claro que esta semana van a intentar sacar los máximos trapos sucios posibles, quizás hasta nos sorprendan con algún articulito novedoso sobre Marbella, todo sea por desprestigiar a nuestros colores y al hombre que da la cara por el Sevilla FC.

    Pase lo que pase, con nosotros no van a poder. De eso hay que estar orgulloso.

    Un saludo a todos!

    ResponderEliminar