19 sept. 2011

Mañana, Del Cerro Grande y cambios en el once

Esto ya no para. Sin poder asimilar siquiera los asombrosos resultados de la tercera (cuarta) jornada, que ha acabado con el Betis líder, una nueva goleada del Barça, el Madrid en UEFA, el Granada ganando y bien a un inoperante Villareal y nosotros ya asentados en Champions, se nos viene encima una nueva jornada en la que vamos hasta Pamplona.

Para suplir el hecho de que no me ha dado tiempo a encontrar algo para Tras las filas enemigas, me he metido en varios periódicos navarros y en algún que otro blog rojillo para ver cómo están los ánimos por Pamplona. Y la verdad que parece que no les ha afectado mucho el 8-0 en el Camp Nou. Más bien se lo han tomado como una razón para plantarnos cara mañana y cortar nuestra buena racha.



Dicen algún que otro medio navarro que haría falta tres 8-0 seguidos para que la gente deje de volcarse con Osasuna, y además el hecho de que mañana es el Sevilla el equipo que tienen para pagar los platos rotos les llena de motivación. La verdad que por una parte entiendo que desde Osasuna nos tengan ganas, ya que todo equipo pequeño siempre quiere dejar en evidencia a un equipo a priori superior; no obstante creo que la rivalidad que surgió en la etapa de Aguirre ya se ha esfumado. Por mi parte, la tirria a Osasuna se esfumó hace años ya, nos quitaron la Champions, pero después de eso han llovido mucho, nos hemos hecho grandes y ellos cada vez están más cerca del descenso, por lo que la rivalidad ya, si no es deportiva, no la entiendo en absoluto. Esperemos que se vea un partido bueno por nuestra parte y nos traigamos los tres puntos, que nos hacen falta como el comer para seguir asentando este proyecto.

En cuanto a Osasuna en sí, parece que Mendilíbar ha hecho evolucionar un poco su juego, pasando de los sudorosos planteamientos de Camacho, con un fútbol simple y arcáico, enfocado a mantener el resultado; a un fútbol más rápido, que es lo que se lleva en el siglo XXI. Esperemos que no les salga tampoco esta vez.

Marcelino ha dicho en rueda de prensa que va a haber varios cambios en el once con respecto al del sábado. Supongo que los más cantados van a ser el de Alexis por Escudé (al que le va a dar un banquillazo por lo que parece) y el de Cáceres por Coke (lesionado). Por otra parte, creo que vamos a volver a un esquema con un punta y la mayor duda para mi es si el hombre por detrás va a ser Trochowsky o Manu del Moral, porque estoy casi seguro que Medel y Rakitic van a salir de inicio. Todo se verá mañana a las ocho menos algo de la tarde.


En verano hice un análisis sobre los dos nuevos árbitros en Primera para esta temporada, Pérez Montero (andaluz) y Del Cerro Grande (madrileño). Tenía yo ganas por aquel entonces de ver a una de estas dos nuevas adquicisiones, a Carlos del Cerro Grande, y no se ha hecho esperar. Será el encargado de dirigir el encuentro de mañana.

Como ya dije en su día, tiene fama de árbitro casero. En su último año en Segunda División tuvo un bagaje de 14 victorias locales, 6 empates y 6 triunfos visitantes, por lo que podemos decir que habrá que tener cuidado con que no se caliente demasiado el encuentro, ponerle el bozal al galgo Perotti que tiene muchas papeletas para liarla y jugar con cabeza porque no nos conviene para nada un partido frenético con Alexis Ruano de central.


La media tarjetera de Del Cerro Grande es de unas 5 tarjetas amarillas por partido, aunque en el único partido que ha dirigido en Primera, el Betis - Mallorca, superó esta cifra, mostrando 6 amarillas. Poco más se puede decir de este árbitro que lleva aún la "L" puesta salvo que mañana tiene la oportunidad de oro para equilibrar la media y colocar su primera victoria visitante.

En el más normal de los casos no deberíamos tener problemas. Ahora bien, ¿cuánto hace que no tenemos un partido normal?

1 comentario:

  1. De acuerdo en todo (lo de la alineación lo deseo más que intuirlo). También habrá que decirle al Gran Gary Medel que tarde en hacer la primera falta (para un árbitro casero Medel es un caramelito, hasta cuando toca balón). Me gustaría también a Del Moral en banda izquierda intercambiándose con Trochowsky y Perotti en el banquillo para que recapacite algunas "manías" que tiene (No la enúmeros porque me da mucho coraje, con la calidad que tiene, que no esté a lo que tiene que estar por tantas "manías"). Marcelino tiene que apretar al equipo para fluya mejor y perder esa inseguridad ya. En mi opinión, como siempre. Un saludo.

    ResponderEliminar