3 sept. 2011

Hay que saber dónde se mete uno

Odio el último fin de semana de agosto/primer fin de semana de septiembre, porque es todos los años igual, tras dos meses sin fútbol, te llevas unas migajas a la boca y, de nuevo, parón.

No voy a entrar en el debate que ha suscitado lo de la selección, que a mi ni me va ni me viene más allá de que Negredo no se lesionara. No obstante ví el partido y me llamó la atención que, sobre el minuto 25, el comentarista dijera:

"Nos llega una noticia de última hora y es que Joaquín Caparrós, que actualmente entrena al Neuchatel suizo, ha sido destituído del club"


Me extrañaba a mi muy mucho que destituyeran a Caparrós a las ¿tres semanas? de entrenar a un equipo y, además suizo, así que me puse a investigar un poco. Y, efectivamente, nada más que me puse a indagar un poco descubro que no es destituído, sino que es Caparrós el que se ha desvinculado del Neuchatel.

Y las razones de esto no pueden ser más surrealistas.


Por lo visto el Neuchatel Xamax, equipo de la liga Suiza (digamos que un Valencia o un Sevilla extrapolado a nuestra liga) es comprado en mayo por un señor checheno, de nombre Bulat Chagaev que, del mismo modo que los jeques árabes, tiene asquerosas toneladas de billetes y no sabe qué hacer con ellas. Este señor ficha a determinados futbolistas, entre ellos a los conocidos David Navarro, Arizmendi, Víctor Sánchez o Kalu Uche, ni mucho menos cracks, pero bastante notables talentos para una liga como la suiza.

Y de entrenador ficha al parado Caparrós.


Ahora bien, lo que desconocen estos fichajes es que Chagaev es poco menos que un sádico mafioso además de un tío asquerosamente rico y no tiene miramientos algunos cuando ve que su dinero no vale para nada.

El domingo pasado al Neuchatel de Caparrós le da por empatar en casa con el penúltimo de la liga Suiza, el Lausana, y cuando Caparrós volvía al vestuario tras dar la correspondiente rueda de prensa, se encontró con el checheno, en compañía de sus guardaespaldas armados, amenazando al plantel con que si sufría otra humillación así, más de uno lo pagaría caro (al más puro estilo de las SS en el partido de la muerte).

Caparrós salió en defensa de sus jugadores para quitarle hierro al asunto y Chagaev le intentó coger del cuello, bajo la atenta mirada de sus matones, que lo impidieron. Sin embargo, entrenador y jugadores, algo que no explico, siguieron trabajando como si nada, aunque Caparrós lo hiceira sólo una semana más.

Caparrós es el cuarto ténico que dirigía al club desde que el checheno comprase el club, del cual ya han salido, según leo por ahí, tres entrenadores y todo su cuerpo técnico, un director deportivo y el portero que habían fichado, Galatto, por ser el "culpable" de una derrota.

Y es que los jugadores que siguen viven en un miedo continuo.

Según declaran algunos, sin dar su nombre por motivos obvios, "estamos tan atemorizados que no podemos trabajar como un equipo normal, si fallamos un pase o un control tenemos miedo de lo que pueda pasar, cualquier día nos matará a todos", mientras que otro comentó el incidente que incitó a Caparrós a desvincualrse del club diciendo que "vi cómo Chagaev hací el gesto de cortarle el cuello a Caparrós".


Me parece acertadísima la decisión que han tomado Caparrós y su cuerpo técnico de desvincularse de un club en el que cualquier día podría ocurrir una desgracia. Aunque siento verdadera lástima por esos jugadores que siguen ahí aguantando día a día las locuras de un millonario aburrido.

La verdad, la historia es digna de una peli de Hitchcock.

4 comentarios:

  1. Si la mitad de lo que cuentas es verdad (no lo dudo), no se que hace la UEFA en llamar a esos 4 técnicos y entrar ahí (vía policía por supuesto)....aunque probablemente estén de comilona en algún lugar...

    ResponderEliminar
  2. Yo lo que pongo es lo que he leído en los periódicos, me he quedado de piedra...

    Es denunciable, como mínimo.

    ResponderEliminar
  3. Caparrós, miarma, un "MAGNATE CHECHENO"...? Hijo mío, tampoco hay que ser un lumbreras para saber dónde se mete uno...Lo que pasa es que a tor mundo le gusta la manteca colorá... Money, money, money, money...
    Yo conozco a uno que ha acabado en Ucrania por eso...

    ResponderEliminar
  4. A mí me gusta que estas cosas pasen, no por Caparrós ni por el resto de futbolistas amenazados (ni mucho menos), sino para que algunos cantamañanas se enteren de que el camino para que un club crezca no es que llegue un tipo que meta una millonada. Odio que se incentiven estas prácticas y que se ningunee a quien gestiona bien.

    Pues hala, ahí lo tenéis. EL checheno se irá cuando se harte de jugar al PC Fútbol, y el club tendrá que cargar con las nóminas de las "estrellas". O sea, que se arruinará y dependerá de que venga otro loco con pasta para sobrevivir.

    Lo siento por los que lo sufren, lo siento de verdad, pero es que quien juega con fuego se acaba quemando.

    Un saludo

    ResponderEliminar