31 oct. 2011

A dar el do de pecho

Es lo único posible esta noche siempre y cuando nos importe no volver a perder el tren de los puestos Champions tal y como nos pasó la temporada pasada, en los momentos perfectos para zanjar el tema y auparnos con firmeza en los puestos de arriba, siempre la pifiamos y quizá por ello al final de temporada estábamos quintos y no cuartos o terceros.

Este año hay que apostar fuerte por estos momentos y no empezar a deshojar la margarita desde primera hora. La pasada jornada tuvimos una oportunidad de oro para sacar puntos a nuestros principales competidores, amén de mantener las distancias con el Valencia. En la jornada que nos toca hoy hemos visto cómo el Valencia nos puede sacar ya un partido de ventaja en caso de pinchar, cómo Málaga y Espanyol nos tienen puesto el aliento en la nuca y Athletic y Atlético empiezan a despertar colocándose a tres mínimos puntos, a igual distancia que un Villareal que por fin sale de su mala racha.

Por ello, hoy no podemos permitirnos otra pájara, otro ratito de desconcentración, no nos podemos permitir ni un mísero fallo ante el tercer colista consecutivo que llega a Nervión, uno más que viene muerto de hambre y que va a acuchillar en cuanto tenga una, porque esa es otra: si el Granada no le hace un gol a nadie, a nosotros nos lo va a hacer.

No nos podemos dar ni una mínima licencia con el Granada, repito, si queremos usar estas oportunidades que nos brinda la competición de subirnos al vagón de la primera clase y no queremos volver a la mediocridad del año pasado, en el que no nos pudimos subir al vagón del caché en ninguna de las numerosas estaciones que tuvimos para ello.


Para picar boleto esta misma noche, recuperamos a Fernando Navarro y a Kanouté. No se forzará a Negredo, y espero que no se le de la oportunidad de volver hasta que no esté recuperado al 100% porque necesitamos al vallecano como el comer y no nos podemos permitir que siga ausente ni una sola jornada de más. Si no está a tope para el Mallorca, que aproveche el parón, pero por favor, no fuercen a Álvaro porque es im-pres-cin-di-ble.

No me extrañaría en absoluto que Marcelino volviera a sus dos delanteros, ahora que sí tiene dos delanteros (o uno y medio), pero para mi lo más acertado sería mantener el esquema de cinco centrocampistas, ahora que tenemos un jugón como es Kanouté, dejando a Campaña, por supuesto, en el once titular y a Trowchosky escorado en banda izquierda. Esto nos daría un equipo rápido y eléctrico (siempre y cuando Navas de un buen nivel) para dejar tuerto a un Granada que suele dejarse marcar en los primeros 10-15 minutos. Ahí estará el quid de la cuestíón, en marcar rápido, porque si no podemos tener otro partidito estilo Sporting o Real Sociedad y esto no nos conviene en absoluto.


Nos arbitrará el valenciano Mateu Lahoz, árbitro que, para mi, tiene un problema bueno y es que se le han subido demasiado a la cabeza las flores que le han echado en los últimos años con aquello de que es un arbitro que deja jugar, muy inglés y que por ello se le considere el mejor. Realmente, se agradece su estilo, pero no vale de excusa en los errores y Mateu Lahoz no es, ni por asomo, el mejor árbitro de Primera. El último partido que nos pitó fue el humillante 2 a 6 en casa con el Real Madrid, mal recuerdo para los nuestros pero que debe servir a modo de referencia para saber que no hay que dejar ni un solo agujero en la defensa para que no tengamos que lamentar nada después.

Árbitro poco tarjetero, como era de esperar, pero muy estricto a la hora de sacar una... o dos. Esperemos que no se le vaya demasiado la mano (o la pierna) a ninguno de los nuestros y podamos tener la fiesta en paz.


Esta noche hay que ganar si o si, después del fiasco del martes y viendo cómo nuestros competidores no pinchan en absoluto y algunos ya, como el Valencia, han metido la velocidad de crucero para escaparse cuento antes.

Pongámoslo difícil a todos este año. Y consigamos, también, el mejor arranque liguero de nuestra historia, 20 puntos en 10 jornadas. Está ahí, Sevilla, lo tienes a mano. Cógelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario