25 oct. 2011

No siempre se va a poder ganar (2-2)

Pero ya sabemos todos que cuando no se gana es importante, al menos, no perder.

Hoy hemos visto claramente los efectos de empatarle al todopoderoso FC Barcelona en su propia guarida, y son que venga el colista, ese que no le marcaba a nadie, que no jugaba a nada y que todos estaban empezando a dar ya por descendido, y que casi te pinte la cara en dos contras letales propiciadas por una parte por la monumental pájara y bajón físico del equipo y por otra por las necesidades imperiosas de puntuar por las que pasa el equipo cántabro y que hacen que se tengan que aferrar a un clavo ardiendo en cada partido.


Salió Marcelino con un once que me agradó y desagradó a partes iguales. Me gustó que se confiara en Campaña por primera vez desde el inicio en casa, para que fuera su propia gente los que juzgaran y se deleitaran con sus maneras y ha cuajado un muy buen partido, dando una asistencia de gol con un sensacional golpeo de falta y ha organizado de lujo en la primera parte, alternando mucho su posición con Manu, Armenteros y Trochowsky, lo mínimo que se podría pedir a un equipo sin delanteros en el campo.

Por otra parte, no me gustó que no jugara Luna y aunque Cáceres no lo hizo del todo mal, los dos goles han llegado por su banda, principalmente porque estaba muchísimo más enfocado a subir y desbordar que a defender a los tíos del Rácing. Aunque, mirándolo objetívamente, es obvio que esto era necesario, ya que el Racing hizo lo que se esperaba, atrincherarse atrás como pudiera y salir a la contra, plan que les ha salido a la perfección y ha chafado en el último minuto Manu del Moral.


Muy atrás queda ya su ansiedad, su falta de confianza y de puntería. Tres goles, dos hoy, lleva el jiennense, poniéndose los galones de una posición que no es del todo la suya y sacándola adelante con nota. Me ha gustado muchísimo su movilidad y su capacidad para alternarse en el campo, hasta en cuatro posiciones diferentes lo he visto generar peligro hoy, lo que, vuelvo a repetir, es lo mínimo que se puede hacer cuando no tienes delanteros centros natos en el campo, alternar y aprovechar la sorpresa y el desconciertos de la defensa en las marcas.

Eso sí, puede que individualmente se hayan visto detalles de casi todo lo que teníamos en el campo: peligrosos chutes de Trochowsky, buenos cambios de juego de Navas y Medel, desbordes de los laterales, intentos combinativos de Armenteros y Manu, taconcitos de Negredo... No obstante el juego colectivo del equipo ha ido de poco a menos, más bien parecía en algunos momentos del partido que, como en la foto de abajo, los jugadores se molestaban los unos a los otros. Un auténtico desierto de juego hiriente durante gran parte del segundo tiempo que, además de aburrirnos como las ostras y propiciar las dos contras letales del Racing, ha hecho que nuestra sensación de peligro fuera baja o nula. Hay muchas posibles explicaciones, como son el cansancio, la falta de efectivos, la necesidad de alternar constantemente o el exceso de confianza. Lo cierto es que, como llevamos varios blogueros diciendo desde hace semanas, el equipo recordó al de los días más soporíferos de Manolo Jiménez.


¿Por qué ahora sí nos vale esa máxima de "hacer lo posible por no perder" y la acatamos sin rechistar? ¿Por qué no hoy, después de estar a punto de perder con el colista, el equipo no se ha llevado una pitada? Yo estoy feliz como el que más, algo irritado por lo absurdo de nuestro partido de hoy, pero satisfecho con no haber perdido y no quiero incitar a nadie a que se mosquee con el equipo o le exija más de lo que puede dar. Sólo quiero recordar la injusticia con la que tratamos a un entrenador y a un equipo que nos llevó a la segunda mejor temporada de nuestra historia de la misma manera que ahora, haciendo lo posible por no perder.

Álvarez Izquierdo ha influido tan poco en el partido que no voy ni a entrar en detalles, sólo darle la enhorabuena por su discreta y correcta actuación, sueño de todo árbitro.

Aún tenemos a tiro mejorar el mejor arranque liguero de nuestra historia, que ya hemos igualado manteniéndonos invictos durante nueve jornadas. En aquella ocasión, ganamos 5 partidos (entre ellos al Real Madrid, al Atlético o al Sporting) y empatamos 4, lo que hoy en día serían 19 puntos, marcando 22 goles a favor y encajando 15 en contra, antes de perder 1-0 contra el Valencia.

Hoy por hoy, de momento, llevamos 4 victorias y 5 empates, con 10 goles a favor y 6 en contra, lo que hacen 17 puntos. Si ganamos la siguiente jornada, y no conseguir esto ahora mismo es inexcusable, conseguiríamos la histórica marca de diez partidos sin perder y haciendo una perfecta media inglesa, 20 puntos de 30 posibles.

El encargado de decidir si esto se consigue o no será, de nuevo (a expensas de lo que haga el Sporting mañana en Mallorca) el colista de la categoría, el Granada CF, equipo al que el Rácing ha adelantado hoy con este empate.

Esperemos que, esta vez sí, se imponga la lógica.

2 comentarios:

  1. Buenas Kike, este partido el año pasado lo hubiésemos perdido si o si.
    Hay que quedarse con lo positivo y es además del punto del gran jugador que es José Gómez Campaña.

    Saludos ya por el Granada CF.
    www.javisfc.com

    ResponderEliminar
  2. Manolo Jiménez se tragó muchos marrones, entre ellos el de aguantar a una afición que no estaba acostumbrada al éxito. El sevillismo ha aprendido a valorar las cosas de una forma más justa y por eso con Marcelino se tiene más paciencia. Pero el proceso de aprendizaje de la afición se lo tragó Jiménez.

    Por lo demás, suscribo todo lo que has dicho, y también el tono empleado. Crítico, pero no intolerante. Era evidente que el partido de Barcelona iba a pasar factura, pero yo coincido con JaviSfc en que el año pasado lo hubiésemos perdido seguro.

    Un abrazo

    ResponderEliminar