15 nov. 2011

Publicidad y Censura

Hoy, como estudiante de Publicidad que soy, me llama la atención un articulito que he leído en la prensa, así que os traigo un post más serio y alejado de lo habitual en mi blog

El programa de Telecino "La Noria", tras la "espantá" que varios de sus patrocinadores hicieron a principios de este mes a modo de protesta por la deleznable e inefable entrevista que se hizo a la madre del "Cuco" implicado en el caso Marta del Vastillo, por la que cobró ni más ni menos que diez mil euracos; está a punto de desaparecer, tras seguir perdiendo anunciantes. 20 marcas, desde que se realizó la entrevista, han retirado sus anuncios del programa, reduciendo los ingresos publicitarios de éste de 450.000 a 84.000 €. Entre los anunciantes que han retirado sus nombres de este patético y esperpéntico programa se cuentan Nestlé, Campofrío, President, Puleva, Bayer, Panrico o Queso Milner. Por su parte, parece que ha calado la iniciativa empezada en redes sociales como Tuenti o Twitter de boicotear a la cadena Telecinco evitando sintonizarla o directamente eliminándola del TDT.

Telecinco se enfrenta a pérdidas gigantescas a cambio del morbo, la emisión del programa "La Noria" está pendiendo de un hilo y lo más probable es que se retire definitivamente por su inviabilidad económica. De igual manera, pero a la inversa, para las marcas el mero hecho de retirar sus nombres del programa de Jordi González ha sido una extraordinaria promoción para su imagen, dando a entender que no están para nada de acuerdo con que se ningunee la memoria de una chica asesinada y que rechazan por completo este tipo de prácticas en televisión.

Leyendo esto, no me cabe duda de que a todos nos va a ir mejor la vida si este maloliente y ridículo programa, el cual no he visto jamás, y la actitud de estas marcas es plausible y digna de reconocimiento.


Ahora bien, todo esto me da que pensar. Aunque es de sentido común calificar como esperpento pagar 10.000 euros a la madre de un asesino/encubridor de asesinato, ¿qué pasaría si esto creara una dinámica en la que las marcas patrocinen o no evento según lo que consideren moralmente aceptable? ¿Nos parecería igual de bien que una marca retirara su publicidad de una publicación que se mostrara abiertamente a favor del matrimonio homosexual? Apuesto un dedo a que no.

Realmente dudo que a las marcas les importe lo más mínimo la memoria de Marta del Castillo, las miles de parejas homosexuales que hay en España, la Ley del Aborto, la Ley Antitabaco o la ideología de unos y otros. Lo que les importa a las marcas es ganar dinero, y para este caso, patrocinar un evento en el que se paga dinero a una persona salpicada indirectamente en un caso de asesinato habría supuesto un absoluto desprecio por parte de sus consumidores. Una marca debe estudiar dónde se mete, estudiar el público que tienen esos espacios y cómo puede repercutir esto en sus ingresos, más allá no deben meterse porque todo lo demás entra en juicios de valor y, a menos que la marca declare abiertamente estar dirigida a un público concreto, cuanta más gente vea "Panrico" o "Pato WC" más se venderá.


Ligar publicidad a determinados contenidos es censura, y si permitimos que sean los anunciantes quienes definan la línea idológica o de contenidos de una publicación o espacio en TV se destruye la pluralidad de opinión y se reduce muchísimo la calidad de lo que llega al consumidor, que ya de por sí es mala. Es lógico que las marcas no quieran asociarse con determinados fenómenos, pero es peligroso dejarlas a su libre albedrío y que sean ellas las que juzguen lo que es moral y lo que no.

Más que juicio moral yo veo interés en las decisiones que están tomando ya más de 20 marcas con respecto a "La Noria". Es positivo que una marca se retire cuando no esté de acuerdo con una publicación que discrepe con la imagen que desee dar, sin embargo no es nada positivo que una marca presione a un medio para que publique o no determinados contenidos conforme a sus designios. Lo primero es selección, lo segundo es censura y, lamentablemete, esto está a la orden del día y más en momentos de crisis, cuando los medios necesitan dinero y financiación como sea porque sencillamente no les llega y esto juega a favor de las marcas que pueden logra fácilmente que un medio se pliegue a sus pareceres porque no hay nadie que les diga que no.


Como futuro publicista, veo genial que esto pase (emulando a aquel brooker que salió en la tele británica regocijándose de vivir en crisis porque esto supone más ingresos para él) ya que eso supone más facilidad para conseguir un trabajo; como consumidor... no lo veo tan claro.

Pero si ni siquiera nuestros medios "serios y libres" y nuestros líderes de opinión nos defienden y son los primeros que ponen el culo... ¿Cómo lo vamos a hacer nosotros?

5 comentarios:

  1. Las marcas publicitarias se han retirado como anuciantes por la presión popular en las redes sociales mayormente...En este caso, me alegro. Si alguna vez ocurriera, como comentas, que marcas se pronunciaran en contra de algún aspecto social...ahí estará también el posicionamiento social a través de la redes sociales.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Pues mira en este asunto tengo una opinión muy clara, voy a intentar exponerla sin expandirme demasiado.

    En primer lugar y como dijo Yorrrrdi, ha sido una estrategia magnifica por parte de unos "estudiantes de marketing" (pos los estudiantes os la han metio por el culo bien metia) y es verdad, captan la indignación, publican las marcas y son los primeros en retirarse, por ese lado, empresarial y economicamente chapó par alos "estudiantes".

    Por otro lado, ya es hora de que se le de un palo a Tele5 por el "todo vale" eque lleva a cabo. Se ha convertido en una cadena que se nutre tan sol ode morbo y cotilleo. A mi personalmente me da autentico asco y teniendo una programación tan sumamente apestosa y con una alarmante falta de calidad no entiendo como coño es la cadena más vista de España. Se nutre de sus propios personajes y realities y a partir de ahí especulan y especulan y especulan. Sus informativos son verdaderamente lamentables, que un caiman le arranca el brazo a un aborigen en Australia, pues ahí que está Piqueras dandolo en titulares y sacando al Cocodrilo, el brazo y al aborigen y lo mismo con cualquier tiroteo que haya en cualquier pueblo perdido de EEUU.

    Muy bien que las redes sociales sean capaces de establecer un "control" o una indignación colectiva, pero si por ejemplo la toman con Tele5 y no con Interconomía (que su nivel de barbaridades por segundo es mucho mayor) es porque se ve en masa, por lo que al final entramos en un blucle por el cual "no gusta lo que se ve, pero se ve" que tiene difícil solución.

    Y si Tele5 elimina la noria, pues "non ti preocupare" que diría Vasile, dejan pasar las navidades y crean un progrmaa exactamente igual presentado por Yorrrrrdi pero llamado"el carrusel" y tan amigos y si no fijaros en como desaparecio el "tomate" y como ha vuelto al tiempo disfrazado de otro programa que es aun peor.

    PD: Si haces hotlinking haces llorar a Yorrrrdi, que lo sepas xDD

    ResponderEliminar
  3. Al final, aunque parezca mentira, TODO depende de nosotros (el pueblo llano).
    Al igual que si no te gusta un canal, cambias (o apagas la tele), si no te gusta un partido político votas a otro... pues si te das cuenta que una marca censura a un medio de comunicación, deja de comprarle productos a esa marca.
    Tenemos más poder del que creemos, más ahora con las redes sociales.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. Yo estoy con el comentario de Pabcas. Las cadenas privadas son eso, privadas. Igual que las marcas que se anuncian. Y para evitar esa censura de la que hablas está la cadena pública, que no vive de los ingresos de la publicidad.

    No son las marcas comerciales quienes dicen lo que se debe emitir, somos los consumidores. Las marcas se anuncian allí donde hay televidentes, potenciales consumidores. Y si estos dejan de ver un programa, las marcas dejan de anunciarse en él.

    Es cierto que hay empresas en cuya cultura empresarial se establece ciertos límites morales y éticos. Pero, al final, lo que mandan son los impactos, la rentabilidad de la inversión en publicidad, la audiencia del medio en el que se anuncian.

    Interesantísima reflexión.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Muy buenas, nunca me había pasado por este blog hasta que me lo pusiste en el comentario. Ya te he enlazado en mi blog y te sigo para estar atento a tus entradas :D

    Un abrazo, amigo!

    ResponderEliminar