16 may. 2011

¿Éxito?

El Sevilla FC gana con solvencia a la Real Sociedad y asegura su octava participación europea consecutiva.

¿Éxito?

Según lo que tengamos en cuenta.

Es un éxito si tenemos en cuenta la irregular temporada, las catorce derrotas, los 59 goles en contra, las lesiones que nos han azotado, pensar que hemos perdido a un jugador importante como Luis y que hemos tenido que lidiar con un técnico que realmente creo que nunca se enteró de a qué vino aquí.

No es un éxito si tenemos en cuenta de que este equipo nos prometió a primeros de año acabar entre los cuatro primero, no es un éxito si nos atenemos a lo objetivo, a que el equipo debería de dar más de lo que ha dado, la friolera de puntos que hemos perdido en casa, goleada histórica incluída.

Bueno, ¿y qué?
Que probablemente no podamos ver esta foto nunca más es lo que más pena me da de la matemática clasificación de nuestro Sevilla FC para la Uefa (que no nos vendan milongas, la Uefa es la Uefa, y será nuestra Uefa siempre).

En lo estrictamente deportivo, el Sevilla salió, por fin, con Perotti en la izquierda y Alfaro (¡alleluyah!) por la derecha. Incluso en un partido discreto del de la Palma, hizo muchísimo más que Capel, sencillamente, porque este último es zurdo cerrado. Ojito también al momento cambio de Perotti por lesión. Tener a un chaval de 19 años que se quiere comer el mundo casi una hora calentando en banda para, después de una sonora ovación, sacar a este individuo de nombre Lautaro es tedioso. Mandenlo de vuelta a Lanús, por favor.

El gigante de Mali abrió la lata, cuando peor pintaba la cosa, en un soberbio cabezazo a pase de Cáceres (increíble la profesionalidad de este jugador) que se cuela por detrás de Bravo con una parábola imposible. Y ocho minutos después, Kanouté nos vuelve a demostrar porqué es el más grande jugador de la historia del Sevilla FC, haciéndose grande donde él siempre ha sido grande, el área de meta.

A partir de ahí el partido tuvo poca historia, salvo la típica pájara que nos entra y sin olvidarnos que la Real necesitaba aún un punto para salvarse en esta locura de temporada en la que el descenso está más caro que nunca; pero ahí estaba Negredo, para marcar su golito número 18 y disputarle el trofeo Zarra a David Villa, el cual creo que se llevaría por un coeficiente más alto. Todo se decidirá si marca el próximo fin de semana, aunque no nos haría falta ninguna distinción para reconocer el temporadón de este jugador que, decían algunos, no era válido para el Sevilla FC. Ahí está Negredo, con dos huevos.

El partido terminó con Renato y Drago en el campo, jugando sus últimos minutos en el Pizjuán, Renato incluso pudiendo haber marcado. Increíbles estos pesos pesados del Sevilla, que espero, en un futuro, volver a verlos por aquí. Impresionante el detalle del tifo a Renato y sus niños y el manteo al serbio.

Que me digan a mi que nadie estaba contento ayer, por haber quedado quintos. Mientras, otros equipos celebran un ascenso, o le cantan al mejor jugador que tienen "Uruguayo, mercenario", nosotros a lo nuestro, que sí, que se puede hacer mejor, pero incluso haciéndolo peor seguimos siendo grandes. Y que alguien nos quite lo bailao.

Ahora más que nunca, Sevilla FC!

No hay comentarios:

Publicar un comentario