15 may. 2011

Da que pensar


Dicen en los principales medios de desinformación que este partido de hoy es un encuentro entre despedidas. Que si Manzano se va, que si Kanouté se va, que si Renato se va, que si Drago se va... Yo de momento, prefiero fijarme en la gente que sí viene al partido, que son Negredo, Cáceres, Fazio y Sergio Sánchez (Alexis no lo nombro porque vaya telita este hombre) y Luis Alberto, que veamos si por fin este chaval puede tener minutos, aunque intentar que demuestre hoy es tan erróneo como que Capel vuelva a venderse por la banda derecha.
Esperemos que con estos 5 jugadores que al final sí llegan, y las 40.000 almas sevillistas que seguro, al menos por mi parte seguro que sí, lo darán todo para dejar atada de una vez por todas la octava participación europea consecutiva de nuestro Sevilla FC.

Nos arbitra el vasco Turienzo Álvarez.
Me gusta Turienzo. Es un árbitro cabal, dialoga, pero no pasa ni una. Y tiene una gran virtud, que es que recoge en sus actas exactamente lo que un jugador ha dicho cuando saca una tarjeta por protesta, en lugar del típico "...por protestar una decisión mía", prefiere el "...por dirigirse hacia mi en los siguientes términos:...". Yo como árbitro, entiendo que en ocasiones se puede pasar y te olvides de por lo que has amonestado, o se deteriore el papel de apuntar, pero en el fútbol de élite no consiento que haya ningún error de este tipo, porque ganan mucho dinero estos señores como para cometer un error de carácter tipográfico.

Hablando de Turienzo, se ve claramente cómo trabaja la Mafia de Marca. En 2007 sometieron a este discreto ciudadano de León a un auténtico infierno porque había pitado dos penalties en contra a la Central Lechera, penales que fueron decisivos en la victoria del Racing y alejaba al Madrid, otro año más, del Barça. La portada del panfleto aquel día debería haberse denunciado, por promover la violencia, las amenazas, el odio y la calumnia sobre un hombre que sólo estaba haciendo su trabajo. Que lo habrá hecho mejor o peor, no cabe duda, pero no olvidemos nunca que los únicos que pueden meter la pelotita son los jugadores (aunque Fermín el del banderín también pueda sacarla -risas-) y nadie, repito, nadie se merece que le amenacen de muerte por esta estupidez que es el fútbol.

El balance del SFC con nuestro amigo Turienzo es de 11 victorias, 3 empates y 7 derrotas. Muchos partidos nos ha pitado ya este árbitro (22) que lleva diez años en Primera, esperemos que esta tarde sea un afable vigesimotercer partido y logremos, por fin, el objetivo menor de esta desafortunada campaña.

Y si no ya habrá tiempo de sacar la calculadora, pero vamos a ello Sevilla!

Échale huevos, ponle más corazón, como ponemos los hinchas de Nervión,
Vamos Sevilla, no le falles a toda tu gente!

No hay comentarios:

Publicar un comentario