5 dic. 2011

Una vez más

De nuevo, y ya van varias a lo largo de la temporada 2011/12, el Sevilla FC tiene una oportunidad inmejorable para dar un golpe (aunque sea suave) en la mesa y colocarse en el sitio que se merece por lo que representa y lo que somos: en la manteca por los puestos Champions.

Ha perdido el Levante, hasta ahora el que marca la frontera entre el cumplir o fracasar con los objetivos; ha perdido el Málaga, el gallito que todos esperábamos este año pero que, sin duda, lo está siendo más de lo que entraba en nuestras expectativas; ha "pinchado" el Athletic Club del que nos podemos colcoar de nuevo a dos partidos de ventaja; ha perdido el Villareal contra ese equipo que casi nos pinta la cara en Nervión y podemos hacer que la mejoría del Atlético quede en agua de borrajas y mantener distancias moderadas con ellos para que no puedan parmitirse ni un fallo.

Todo ello pasa, cómo no, por ganar esta noche en casa al Getafe. Un Getafe que está en la cuerda floja, aún habiéndole ganado al todopoderoso FC Barcelona, que se encuentra a un punto del descenso, al igual que otro equipo que hace aproximadamente un mes decían que podía aspirar a Europa. Pues no.

Nos visita un Getafe, una vez más un equipo de abajo, necesitado y al que, casualmente, no ganamos ni por lo civil ni por lo criminal, ni en casa ni fuera. Desde aquella tarde de pesadilla en la que Antonio Puerta se desplomó en la parte izquierda de Gol Sur, en la que el rival era el Getafe y al que endosamos un contundente 4-1, no hemos vuelto a ganar a los azulones en casa Liga, y en el Coliseum no nos imponemos a ellos desde 2008 cuando un inédito hasta entonces De Mul marcó un gol antológico.


Desde aquel 25 de agosto de 2007, tenemos un global de 9 goles a favor y 14 en contra con los azulones y nada menos que 6 derrotas, tres en casa y tres fuera. Datos nada halagüeños, sin duda, pero nunca hemos de olvidar que nosotros somos el Sevilla FC y el rival, con todos mis respetos, es el Getafe CF. Un Getafe que cada año se renueva, cada año tiene más y más problemas para mantener la categoría y que, desde que subió a Primera División, este es el año en el que, en la jornada 15, está más bajo en la tabla clasificatoria.

Podemos decir, por todo lo bueno que nos puede venir a nosotros con la victoria y todo lo malo que les puede venir a ellos con la derrota, que debería ser un partido en el que los nuestros jueguen con cabeza, con sentido común, en el que con sólo hacer lo mínimo debería bastar.

Pero... con este Sevilla de hoy en día nunca podemos estar seguros. Igual sale el equipo arrollador que marca rápido y asfixia al rival, que igual volvemos a ser tan vulgares y previsibles como otras tardes. No sé qué tiene planeado Marcelino para hoy, la verdad que no me interesa ya en absoluto, sólo deseo que sean quienes sean, haya el sistema que haya, llueve o truene, el Sevilla FC se lleve hoy los tres puntos y dejen de temblarnos las piernas en casa.


Ganar hoy nos vendría de perlas para afrontar la próxima jornada con una moral tremenda ya que, al jugarla con la UD Levante, dependeríamos de nosotros y de nadie más que nosotros para volver a puestos Champions la semana que viene, antes de recibir al Real Madrid en casa.

¿Suena bien, eh? Pues a por ello.

1 comentario:

  1. A mi el partido me da buena espina. La verdad es que llevamos dos o tres días complicados (los aficionados en las redes sociales), y estaría muy bien que el Sevilla nos relajase los ánimos con una buena victoria.

    A ver si puede ser.

    Un abrazo

    ResponderEliminar